Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cardiff prepara su dispositivo especial de seguridad para la final de la Champions

Miles de madridistas llevan desde primera hora de la madrugada cogiendo vuelos rumbo a la final de la Champions en Cardiff. Todos lo más ligero posible de equipaje, pero bien cerca de lo más preciado que tienen ahora mismo. 

Tickets que ahora se cotizan como el oro en la reventa, aunque la UEFA recuerda que las entradas son nominales y que nadie entrará al Millenium Stadium sin estar debidamente documentado y con la entrada a su nombre. 

Mensaje que se repite en todos estos grandes acontecimientos, pero que nunca se llega a cumplir, aunque esta vez podría ser distinto por seguridad. 

Reino Unido está en alerta severa por el reciente atentado de Mánchester cometido al final de un concierto en el vestíbulo de un estadio. Nada comparado con la aglomeración de gente que, se espera, llene el campo esta tarde, ni mucho menos aún, tome las calles de la capital de Gales durante todo el día: 74.500 espectadores sólo en el Millenium Stadium. Portales de venta de entradas como éste aseguran que no es necesario que el portador de la entrada tenga que ser el mismo que el del comprador original... Un experto de la reventa sostiene que, en cualquier caso, es inviable cotejar las entradas nominales una a una en un acontecimiento como éste. 

De ser así, y teniendo en cuenta que se revenden hasta un 10 por ciento de las entradas, hasta 7.500 aficionados que la hubieran comprado de este modo podrían quedarse a las puertas del estadio si la seguridad se endurece.

En Madrid serán 500 los agentes que velen por la seguridad de las posibles celebraciones del máximo título europeo. La Delegación del Gobierno ha anunciado que, entre otras medidas, se volverá a limitar el tráfico de camiones en la capital.