Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La pareja de Campillos consensuó su divorcio

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Antequera (Málaga) dictó el pasado 27 de marzo la sentencia de divorcio de mutuo acuerdo entre el hombre hallado muerto este pasado lunes en Campillos (Málaga) y su pareja. En dicha resolución, el juzgado aprobó el convenio regulador en el que se establecía el régimen de visitas de la hija, también encontrada muerta en la misma vivienda, que en Semana Santa correspondía al progenitor.

Así lo han manifestado desde el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) en un comunicado, en el que se informa de que el pasado mes de diciembre, ese mismo juzgado condenó al hombre, Diego G., por un delito de violencia de género por amenazas por unos hechos ocurridos el 1 de diciembre de 2012, cuando el acusado se encontraba en el domicilio que compartía con la mujer en la localidad de Campillos y le dijo "que la iba a matar".
Por esto, según han apuntado desde el alto Tribunal andaluz, hubo juicio y conformidad del acusado con el escrito de la acusación y el hombre fue condenado a una pena de seis meses de prisión, alejamiento y prohibición de comunicación. En el acto del juicio, la defensa pidió la sustitución de la condena de cárcel al no constar antecedentes penales, por programas de formación, a lo que el fiscal no se opuso.
El juez, han señalado, concedió dicha suspensión por dos años, condicionada a no volver a delinquir durante dicho plazo y a cumplir con el alejamiento y prohibición de comunicación impuesto frente a su pareja. Tras la condena, la ejecutoria de la pena de alejamiento y prohibición de comunicación recayó en el Juzgado de lo Penal 13 de Málaga y la liquidación de dicha pena cumplía el 2 de diciembre de 2014.
En dicha sentencia, se indicaba también que en el orden civil se había solicitado de mutuo acuerdo medidas como el establecimiento de una pensión para la hija menor con cargo al padre y un régimen de visitas a favor de éste de los días 21 al 29 de diciembre, acordándose ya la guarda y custodia de la niña a la madre, con residencia en Mataró (Barcelona).
Según han informado desde el TSJA, en el año 2011, este mismo juzgado había abierto unas diligencias previas contra Diego G. a raíz de una denuncia de su pareja por malos tratos que finalmente se archivaron al no querer declarar ella.
Padre e hija fueron encontrados este pasado lunes muertos en la vivienda en la que el hombre residía en Campillos. El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 2 de Antequera, en funciones de guardia, ha sido el que ha incoado un procedimiento y ha recibido ya el informe de las autopsias.
Según han informado fuentes cercanas a la investigación, la autopsia de la menor no determina la causa de la muerte, por lo que será necesario esperar los resultados de los análisis químicos y toxicológicos; mientras que, en el caso del hombre, se confirma que murió por ahorcamiento.