Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Caminando Fronteras documenta la muerte de 388 migrantes en costas españolas en un año, de los que 122 eran niños

La ONG registra 309 alertas telefónicas de más de 7.000 personas pidiendo ayuda desde el mar
El Colectivo Caminando Fronteras documenta la muerte de 388 migrantes en el mar tratando de llegar a las costas españolas entre septiembre de 2015 y diciembre de 2016, de los que 122 (el 31,4%) eran niños y adolescentes, según su informe 'Tras la frontera', presentado este martes 9 de mayo en Madrid. Sólo 22 de los fallecidos han sido identificados.
"La guerra de fronteras existe. Hay mujeres, personas desaparecidas y familias que las buscan. Salgamos del discurso de criminalización de la migración para construir otro en el que hablemos de personas y ciudadanía en movimiento", ha afirmado la activista de Caminando Fronteras, Helana Maleno.
El documento se basa principalmente en los testimonios directos de las víctimas de esta "guerra de fronteras", que también ha dejado en este periodo, según la organización, 6 muertos y 739 heridos graves al intentar saltar las vallas de Ceuta y Melilla, 98 adolescentes de 14 a 17 años, entre ellos. "Son los que se estrellan contra nuestras fronteras", señalan sus autores.
Las personas que narran su odisea en las 80 páginas de este informe, que proceden de 15 países africanos, sitúan su relato en la docena de lugares "marcados a fuego por tantos días, cuando no años, de espera y sufrimiento" --los bosques de Nador, Bel Younech, Castillejo, Boukhalef o Mesnana, entre otros--.
Caminando Fronteras cuantifica las alertas de migrantes que recibe en su teléfono --en funcionamiento las 24 horas del día -- y alerta de que son "cifras atravesadas por el dolor": 309 lanzadas como "gritos desesperados desde el mar" que correspondían a 7.079 personas entre septiembre de 2015 y diciembre de 2016.
Señala que la coordinación entre España y Marruecos en el acceso de migrantes por vía marítima es "inexistente", cuando se trata de la salvaguarda de estas personas, lo que ha derivado en la "pérdida de vidas humanas". Sin embargo, cuando se trata de gestiones de control migratorio, "como devoluciones en caliente en el agua", la coordinación "funciona".
2.000 PERSONAS PIDEN AUXILIO EN CEUTA Y MELILLA
Las llamadas desde tierra muestran el "desplazamiento forzoso" de más de 2.213 personas en el entorno de las vallas de Ceuta y Melilla, con 569 expulsados "ilegalmente por España" y 739 heridos por las fuerzas de seguridad que custodian ambos lados de estos límites.
"En todas las alertas recibidas se ha constatado que las relaciones entre el Estado español y Marruecos funcionan mejor cuando se trata de una acción represiva y de control migratorio que de una acción de salvamento y/o de asistencia a personas en peligro", denuncia este colectivo.
Sobre los servicios de salvamento español, los autores del informe señalan que "tardan en reaccionar a las llamadas de socorro" de las personas migrantes en Ceuta, Melilla y el Estrecho, que en sus relatos han contado que "las autoridades españolas "bloqueaban el acceso en espera a la llegada de la Marina marroquí" y que en Ceuta y Melilla el acceso a servicios de Salvamento "está supeditado al control fronterizo de la Guardia Civil".
((Habrá ampliación))