Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cae una red búlgara que intentaba controlar la prostitución en Marbella y liberan a 13 víctimas

Agentes de la Policía Nacional y policías búlgaros, coordinados a través de Europol y Eurojust, han desarrollado una operación simultánea en Bulgaria y España que ha permitido la completa desarticulación de una organización criminal de origen búlgaro que pretendía hacerse con el control absoluto de la prostitución en toda la zona de la costa malagueña de Torremolinos y Marbella.

Según informa la Policía Nacional en un comunicado, la operación se ha saldado con la detención de 34 miembros de dicha organización, que operaba en ambos países, mientras que 13 víctimas obligadas a ejercer la prostitución han sido liberadas. Además los agentes han llevado a cabo 21 registros domiciliarios en distintas localidades malagueñas y otros 15 en Bulgaria. Por orden de la autoridad judicial se ha decretado el embargo de 6 inmuebles y 18 vehículos y el bloqueo de numerosas cuentas bancarias.
La investigación comenzó en septiembre de 2014, cuando una mujer de nacionalidad búlgara se presentó en la Comisaría de Policía Local de Marbella asegurando haber escapado de unas personas que la estaban obligando a prostituirse en la zona de Puerto Banús. Tan pronto tuvieron conocimiento de estos hechos, agentes de Policía Nacional especializados en delitos de trata se entrevistaron con la joven y, tras comprobar la veracidad de sus declaraciones, ofrecieron todas las medidas de protección y apoyo previstas en la ley.
El avance en las investigaciones permitió comprobar que los primeros explotadores localizados no actuaban de manera aislada, sino que formaban parte de un enorme entramado de carácter internacional que operaba principalmente en España y Bulgaria, y cuyo propósito final era hacerse con el absoluto control de la prostitución en la zona de la costa de Marbella.
Equipo coordinado por Eurojust y Europol
Dadas las dimensiones de la organización investigada, y el hecho de que sus integrantes operaran tanto en Bulgaria como en España viajando continuamente entre uno y otro país, se solicitó la colaboración de la policía búlgara. Esta colaboración se trasladó también al plano judicial, constituyéndose un equipo conjunto de investigación en el ámbito de Eurojust liderado por el juez instructor de la causa.
Este trabajo coordinado permitió localizar a los miembros del entramado, así como detectar a nuevas víctimas y definir el "modus operandi" utilizado por la red y el papel que cada uno de los detenidos desempeñaba dentro de la organización. De este modo se averiguó que miembros de la red asentados en Bulgaria buscaban mujeres jóvenes en las zonas más deprimidas del país. Abusando de su precaria situación en unos casos, o recurriendo a métodos como el conocido del "lover boy" en otros, las convencían para desplazarse con ellos hasta España en busca de una vida mejor.
Agresiones, amenazas y control absoluto las 24 horas del día
Tras conseguir su consentimiento viajaban con ellas hasta el aeropuerto de Málaga, donde eran recibidas por otros miembros de la organización que las trasladaban a distintos apartamentos de Torremolinos en los que eran alojadas en compañía de otras mujeres en su misma situación. Entonces eran informadas de que a partir de ese momento debían trabajar para la organización ejerciendo la prostitución. Si se negaban eran agredidas violentamente y las amenazaban con causar daños a sus familiares en Bulgaria, a lo eran especialmente sensibles las víctimas que habían dejado a sus hijos en dicho país.
Además eran controladas permanentemente. En los apartamentos en los que residían, aparte de otras víctimas, siempre vivía con ellas una "controladora", mujer búlgara de mayor edad y miembro de la organización, que las vigilaba permanentemente. El objetivo era impedir que se relacionasen con personas ajenas a la estructura de los proxenetas, de forma que sus únicos contactos fuesen sus explotadores y las otras víctimas.
En cuanto a la fase de explotación, las víctimas debían ejercer la prostitución en Puerto Banús, debiendo contactar con sus clientes en las calles y desplazarse después con ellos a hoteles o a pisos-prostíbulo dispuestos para ello por la organización. Estos pisos también son controlados por mujeres de la organización, las conocidas como "mamis".
Durante el tiempo que eran explotadas las víctimas también permanecían bajo el control incesante de otros miembros de la organización que las recogían en Torremolinos a última hora de la tarde y las trasladaban en varios vehículos hasta Puerto Banús, en grupos de seis o siete chicas. Una vez que concluía su jornada, volvían a recogerlas y las llevaban de nuevo a sus apartamentos. Así cumplían un doble objetivo: mantener el control sobre ellas permanentemente y asegurarse de que ejercían la prostitución durante todo el día.
Pero las víctimas, además, eran aleccionadas para cometer pequeños hurtos sobre los propios clientes de los servicios sexuales, a los que debían despojar tanto de sus pertenencias, como de sus tarjetas de crédito y dinero en efectivo.
Perfil del cliente: turista, extranjero, con objetos de valor y ebrio
El control llegaba hasta el extremo de determinar los propios explotadores el perfil de los clientes que debían captar: extranjero, turista, que lleve encima objetos de valor --principalmente relojes de alta gama-- y, preferiblemente en estado de ebriedad.
Tras contactar con ellos en la vía pública y concertar el correspondiente servicio sexual, las víctimas conminaban a sus clientes a sacar dinero en efectivo de un cajero automático, con el fin de que puedan abonárselo. En el momento de la extracción y aprovechando su estado ebrio, intentaban fijarse en el número PIN. De esa manera, y mientras ellos permanecen el piso-prostíbulo, les sustraían las tarjetas de crédito y realizaban extracciones de dinero en los cajeros de la zona.
Al tratarse de turistas extranjeros, es muy probable que no advirtieran los cargos realizados en su cuenta hasta el regreso a su país. En ocasiones, incluso, han llegado a dormir a los clientes suministrándoles algún tipo de medicamento narcotizante con las bebidas consumidas, con el fin de sustraerle sus pertenencias.
Según la Policía, la organización obtenía de este modo enormes beneficios ya que a los clientes no solo les cobraban por los servicios sexuales, sino que los despojaban de su dinero y todo tipo de objetos de valor, que eran inmediatamente canalizados a través de peristas de la zona que se encargaban de "darlos salida". Las ganancias obtenidas eran utilizadas para comprar vehículos de alta gama por los principales cabecillas de la red y, fundamentalmente, enviadas a Bulgaria en pequeñas cantidades que eran trasladadas por los propios miembros de la organización. Una vez en aquél país realizaban diferentes inversiones con el dinero obtenido con sus actividades ilícitas.
Durante el operativo, que se ha realizado de manera simultánea en ambos países, los agentes han detenido a 34 miembros de la organización (26 en España y 8 en Bulgaria) y liberado a 13 de sus víctimas. En total se han practicado 21 diligencias de entrada y registro en Málaga, Torremolinos, Marbella y Estepona y otras 15 en diferentes localidades búlgaras, en las que se han intervenido casi 50.000 euros en efectivo, 1.600 libras esterlinas y 300 dólares, cinco vehículos, doce relojes de alta gama (seis de ellos de la marca "Rolex") y gran cantidad de medicamentos narcotizantes.
Además, por orden de la autoridad judicial, se ha procedido al embargo de seis inmuebles y 18 vehículos --algunos de alta gama-- y al bloqueo de numerosas posiciones bancarias en diferentes entidades pertenecientes a miembros de la red. La operación sigue abierta y no se descartan nuevas detenciones.