Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CEAR recuerda a Zoido y Báñez que tienen menos de 11 meses para acoger a los cerca de 18.000 refugiados comprometidos

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) ha recordado al ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, y a la titular de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, que tienen menos de 11 meses para cumplir con el compromiso de acoger a cerca de 18.000 refugiados. Hasta el momento, han llegado 687 refugiados a España, un 4% de los que deberán haber sido acogidos en septiembre de 2017.
Del total de 17.337 refugiados que se comprometió a acoger España, unos 16.000 tienen que venir de Italia y Grecia y 1.400 de los países limítrofes. Sin embargo, España solo ha reubicado a 398 personas y reasentado a 289.
"A este ritmo tardaría 28 años en cumplir un compromiso que se fijó en un máximo de dos años", advierten desde la organización para pedir al Gobierno que cambie "urgentemente" la "dolorosa realidad" que se esconde tras estas cifras.
En concreto, los Estados miembros de la UE se comprometieron en septiembre de 2015 a reubicar a 160.000 solicitantes de asilo que se encontraban varados en Grecia e Italia y reasentar a otros 20.000 refugiados atrapados en campos de Turquía, Líbano y Jordania. En total, se trataba de acoger a 180.000 personas en dos años, pero cuando la mitad del tiempo se ha cumplido, los acogidos no llegan a 14.000.
El último grupo de refugiados que llegó a España en cumplimiento del Programa Nacional de Reasentamiento, lo hizo el pasado 26 de octubre de 2016. Se trataba de dos hombres, dos mujeres y seis niños de nacionalidad siria procedentes de Líbano. Cinco de los refugiados serán acogidos en Ourense y otros cinco en Zamora.
Según explica CEAR, el reasentamiento es la solución duradera menos utilizada, a pesar de tratarse de "una de las vías legales y seguras que impediría la pérdida de más vidas en el Mediterráneo". Por ello, exige que este compromiso se amplíe y sea permanente, así como que se fomenten otras vías como la posibilidad de solicitar asilo en embajadas y consulados o la emisión de visados humanitarios.
Por otro lado, las ONG que trabajan con migrantes SOS Racismo y Red Acoge han coincidido en demandar al nuevo Gobierno que las cuestiones de migración, especialmente asilo y refugio, dejen de ser competencia del Ministerio del Interior y pasen al de Empleo al estimar que, de este modo, se podrá conseguir la integración de los migrantes. SOS Racismo solicitaba además un Ministerio específico que se ocupara del fenómeno migratorio desde el punto de vista de la integración.