Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CEAPA pide en una carta abierta a padres y docentes de la pública que se sumen a su campaña contra los deberes

PSOE y C's quieren regular los deberes, Podemos eliminarlos y PP cree que es competencia de los profesores
La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnos (CEAPA) ha hecho pública una carta abierta a padres y docentes de la escuela pública en la que les insta a sumarse a su campaña contra los deberes 'En la escuela falta una asignatura: Mi tiempo libre', lanzada el pasado jueves 22 de septiembre y que espera culminar con un mes de noviembre sin deberes los fines de semana.
Así, con la publicación de esta misiva este lunes 26 de septiembre, CEAPA ha iniciado la fase de información y sensibilización sobre la iniciativa, que es "muy sencilla" y ha sido "fruto de varios meses de debate" en el seno de la Confederación.
De este modo, han explicado a padres y profesores que la primera fase (durante el mes de octubre) se va a centrar en dar a conocer la campaña, sensibilizar y concienciar "más a toda la sociedad y en dar herramientas a los padres y madres para que puedan hablar" con los docentes de sus hijos e implicarles en la segunda fase, los fines de semana de noviembre sin deberes.
"Los padres y madres debemos recuperar tiempo familiar. Queremos pasar más tiempo con nuestros hijos e hijas. La sociedad afirma necesitar que ello suceda y es cierto, debe suceder. La educación es mucho más que el currículo escolar. No es suficiente con enseñarles conocimientos y ayudarles a superar exámenes, debemos educarles, transmitirles valores y todo ello no es posible si no podemos pasar tiempo con ellos. Para educar bien a nuestros hijos e hijas necesitamos que nos dejen hacerlo, necesitamos que la escuela no invada nuestro espacio como lo hace en este momento y que nos devuelva el espacio familiar que nos ha arrebatado", argumenta CEAPA en la carta.
En este sentido, la Confederación añade que ese es el motivo principal por el que van a "reclamar los fines de semana de noviembre para poder empezar a cambiar las dinámicas". "Nuestros hijos e hijas afirman que quieren estar más tiempo con sus padres y madres, pero no pueden. Los deberes escolares, y otras cosas más que también tendremos que intentar cambiar socialmente, se lo impiden. En el fondo esta campaña es una actuación más para cambiar el modelo actual, arcaico y desacertado", han apuntado.
UNA DECISIÓN FAMILIAR
De este modo, CEAPA insta a los padres a pedir a los docentes que durante esos fines de semana no manden deberes. "Podemos y debemos prescindir de estos. Para ello, debería ser suficiente con hablar con dichos docentes y plantearles que no deben hacerlo porque nuestra decisión familiar es que esos fines de semana se realicen actividades familiares que son incompatibles con la exigencia de realización de los deberes", añaden.
"La inmensa mayoría entenderán nuestra petición y se mostrarán favorables a ello, entre otras cosas porque es nuestro tiempo y somos nosotros los que, en todo caso, deberíamos aceptar previamente que se invada. Si decimos que no lo aceptamos, nadie tiene derecho a imponernos su posición porque el ámbito familiar es un ámbito privado", explica CEAPA, que advierte de que en algunos casos habrá docentes que cuestionen su "autoridad" como padres y se nieguen a atender su petición de que "respeten" el tiempo familiar.
CEAPA señala en que, en esas ocasiones, lo que ocurrirá es que sus derechos se cuestionan y los padres deben "hacerlos valer". "Podemos y debemos ejercer los mismos sin necesidad de entrar en conflictos innecesarios. Os pedimos que os limitéis a realizar las actividades familiares, explicarles a vuestros hijos e hijas que los deberes que les han mandado entran en conflicto con las necesidades de la familia y que vuestra decisión, ante un escenario en el que no es posible atenderlo todo, es priorizar las actividades familiares porque son más importantes que los deberes de ese fin de semana", detalla.
En este punto, la Confederación indica que es "importante" explicarles que, al ser una decisión de su familia y no una negativa suya a la realización de las tareas, "se entregará un documento explicando dicha situación en su centro y que no tendrá consecuencia negativa alguna". "Ni puede ni debe tenerla. Desde CEAPA difundiremos antes de llegar al mes de noviembre un documento, a modo de plantilla, para facilitaros la comunicación a los centros educativos", les ha asegurado.
En lo que se refiere a los profesores, CEAPA les pide que acepten "con normalidad" la petición de las familias. "En la mayoría de las ocasiones en las que os encontráis ante esta situación, sin que coincida con nuestra campaña, así lo hacéis. No hay motivo para negarse nunca, por lo que tampoco debería existir en esta ocasión una negativa. Os agradecemos de antemano vuestra colaboración que, sin duda, se producirá", recalca.
Concluido el mes de noviembre, se analizará el desarrollo de la campaña para tomar decisiones sobre futuras actuaciones, por lo que CEAPA solicita a los padres que le trasladen sus "impresiones, vivencias y, si existen, sinsabores".
LA OPINIÓN DE LOS POLÍTICOS
La campaña ha reactivado el debate sobre estas tareas extraescolares en la comunidad educativa, pero también a nivel político. Mientras PSOE y Ciudadanos se muestran partidarios de regular los deberes, Podemos cree que hay que cambiar la metodología docente para acabar con ellos y PP considera que este asunto es competencia de docentes y centros. Sin embargo, todos coinciden en que es una cuestión sobre la que hay que reflexionar y debatir. Así se lo han hecho saber a Europa Press los portavoces de Educación en el Congreso de los Diputados de las cuatro formaciones políticas.
La diputada 'popular' Sandra Moneo advierte de que "ser insumiso frente a los deberes no es el mejor mensaje que se le puede lanzar a los alumnos" y señala, además, que "empeñarse en regularlo todo" y limitar la capacidad del docente, se traslada, a su juicio, "un mensaje de desconfianza contraproducente para la mejora del sistema educativo". "Los deberes deben ser un instrumento que permita reforzar aquello que el alumno ha aprendido en clase y a crear hábito de estudio", señala la portavoz de Educación del PP, que admite, no obstante, que "cuestión diferente" es que los deberes sustituyan el trabajo en el centro, pues "es ahí donde hay que reflexionar".
Para el nuevo representante del PSOE en la Comisión de Educación en la Cámara baja, Manuel Cruz, limitar la discusión a "deberes si, deberes no" es "una simplificación" y afirma que debe plantearse, sobre todo, en los centros con las familias y con las comunidades autónomas, pero también opina que los políticos "deben entrar" en este debate. "Hay que regular los deberes en el marco de una nueva ley educativa, como hacen los países de nuestro entorno: En Francia están prohibidos, en Finlandia no hay deberes en Primaria y en Secundaria se limitan a 30 minutos", subraya.
La portavoz de Educación de Ciudadanos en el Congreso, Marta Martín, valora la campaña de CEAPA, no porque crea que hay que llamar a la insumisión, sino porque ayuda a "fijar la atención pública sobre un tema muy importante". Cree que hay que hacer "una reflexión profunda" del tema "huyendo de la confrontación" y presume de que Ciudadanos ya ha liderado este debate en varios parlamentos autonómicos.
Desde Podemos, su portavoz en materia educativa, Javier Sánchez, se declara "muy en sintonía" con el planteamiento de CEAPA y considera que los deberes "no funcionan" porque no tienen efecto en la mejora de los resultados, como "demuestran" los informes internacionales. Además, insiste en que estas tareas abundan en la "discriminación" del alumnado de familias con bajo nivel socioeconómico y cultural.