Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CC.OO. y UGT piden a Báñez debatir en la negociación colectiva el fin de la jornada laboral a las 18.00 horas

CC.OO. y UGT han solicitado este martes a la ministra de Empleo, Fátima Báñez, que se debata en el marco de la negociación colectiva su propuesta de alcanzar un pacto nacional para la conciliación y la racionalización de horarios, que supondría terminar la jornada laboral a las seis de la tarde.
Así han dado respuesta a la propuesta realizada este lunes por la ministra el secretario confederal de CC.OO. de Acción Sindical, Ramón Górriz, el secretario confederal de Política Sindical de UGT, Gonzalo Pino, y los secretarios generales de ambos sindicatos en Aragón, Julián Buey y Daniel Alastuey, en declaraciones a los medios de comunicación momentos antes de participar en Zaragoza en una asamblea de delegados sindicales.
Ramón Górriz ha observado que la ministra Fátima Báñez "acostumbra a hacer anuncios que se quedan en humo", dado que hablar de conciliación de la vida familiar "sin derogar la reforma laboral, sin acabar con la contratación precaria y los salarios indignos, es no decir nada".
Además, que la jornada laboral concluya a las seis de la tarde "sabe que es una demanda del movimiento sindical de hace muchos años que se tiene que debatir en la negociación colectiva, en los convenios, que se puede hacer, pero precisamente la reforma laboral aprobada por ellos ha impedido cualquier acuerdo en este terreno en la negociación colectiva en los centros de trabajo", ha lamentado el responsable de CC.OO.
En este mismo sentido, Gonzalo Pino (UGT) ha incidido en que "permanentemente" los sindicatos han planteado avanzar en la conciliación y la regulación de horarios, pero "lo que habría que decirle a la ministra es que esas propuestas no se trasladan solamente a los medios", sino que "se debe empezar por aquellos con los que se tiene que negociar".
Pino ha señalado que estarán dispuestos a analizar esta propuesta si se concreta y ha planteado a la ministra si ella "estaría también en poner la maquinaria en marcha para empezar a hablar de las 35 horas, que sería también hablar de la conciliación y de la reducción de horarios".
NO SE PUEDE IMPROVISAR
El secretario general de CC.OO.-Aragón, Julián Buey, ha coincidido en indicar que se encuentran "a la expectativa", al considerar que la propuesta "no es una cuestión sencilla, no se puede implementar en todos los sectores de manera inmediata ni mucho menos y esto tendrá que ser objeto de diálogo social" a nivel estatal.
Buey ha recalcado que "no se puede improvisar ni hacer por decreto, sino que es objeto de diálogo entre las partes". En todo caso, "nos parece bien la idea de compatibilizar la vida laboral y familiar, pero tendrá que acoplarse de manera dialogada", ha aseverado.
Por último, el secretario general de UGT-Aragón, Daniel Alastuey, ha opinado que la ministra "lo que ha hecho ha sido tirar un balón fuera y plantear un debate que está en la sociedad, pero que no era perentorio, hay otros debates que a la sociedad le interesan muchísimo más".
Además, "lo ha planteado sin dar ninguna solución, sin hablar de legislación ni de cuál será la aportación del Gobierno a eso". "Sería malo mirar el dedo en vez de la luna, hay temas mucho más urgentes y nosotros sobre los horarios comerciales y sobre la conciliación de la vida laboral y familiar hablamos todos los días en las empresas y en la sociedad y cuando el gobierno tenga una propuesta que la plantee y discutiremos sobre ella", ha sentenciado Alastuey.