Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez decide qué come el hijo de unos divorciados, ella macrobiótica, él carnívoro

alimentación macrobióticacuatro.com

Un juez italiano ha tenido que decidir la dieta de un niño de 12 años, hijo de padres divorciados. Ella desde hace años ha adoptado la alimentación macrobiótica y  por extensión también su hijo. El padre que considera que al niño le faltan nutrientes esenciales que contiene la carne ha recurrido a la Justicia. La ex, por su parte, se queja de que el fin de semana, el niño se repleta de salchichas.

La madre del niño, defensora de la alimentación macrobiótica, no come carne desde el 2006 y después de tener el hijo lo ha incluido en el mismo régimen.
Sin embargo, su exmarido, ha sabido desde hace poco que el hijo que tienen en común tampoco come carne. Esto lo ha enfadado mucho y la ha acusado de que ni siquiera lo ha consultado para decidir algo tan importante, según ha publicado L'Eco di Bergamo, periódico de la ciudad donde ha ocurrido el incidente.
El padre la ha acusado de arriesgar la salud del niño privándolo de alimentos y nutrientes necesarios que contiene la carne, importantes para el crecimiento de su hijo.
El hombre había probado a resolver las cosas de forma práctica: Durante la semana con la madre, el niño comería macrobiótico y los sábados y domingos, con él, comería todo lo demás que no permite ese régimen alimentario.
El litigio ha terminado en los tribunales y un juez ha dictado sentencia sobre el asunto "a falta de acuerdo entre los padres".
La madre tendrá que cocinar carne para su hijo al menos una vez en semana, mientras que el padre no podrá ponérsela en el plato más de dos veces los fines de semana.