Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El obispo de Bangassou tras un ataque con 50 personas asesinadas: "Estamos muy preocupados. Ha sido una masacre"

El obispo de Bangassou (República Centroafricana), Juan José Aguirre, ha explicado como se encuentra la situación en la zona después del ataque a pocos kilómetros de la misión en el que han sido asesinadas 50 personas. "Estamos muy preocupados. Ha sido una masacre", ha asegurado el religioso.
En declaraciones al programa 'Herrera en COPE', recogidas por Europa Press, Aguirre ha asegurado que la noche ha sido "tranquila", pero se ha vivido "con mucha zozobra" porque "la gente que han matado aquí no han sido 30, han sido 50 personas".
Juan José Aguirre intenta proteger a más de 2.000 musulmanes desplazados y se encuentra en medio de una guerra de guerrillas entre las milicias que actualmente se encuentran enfrentadas en la ciudad, anti-balakas y selekas.
En este contexto, el obispo ha llegado a defender una mezquita con su propio cuerpo. "La vocación de todo misionero, también de los Combonianos, es la de estar con los más pobres", ha defendido monseñor Aguirre, que ha añadido: "Cuando estamos con los más pobres no hay religiones, no hay musulmanes, ni hombres ni mujeres".
El obispo de Bangassou ha denunciado que "hay personas que hay que ayudar, hay que tender la mano" a esas personas. Además, ha indicado que ha sufrido ataques en los que asegura "más de 500 musulmanes" estaban metidos "como sardinas" en la mezquita escondiéndose de los radicales.
"Nosotros nos poníamos delante de la mezquita a pecho descubierto y con las manos arriba, pidiendo que no tiraran más y diciéndoles que se estaban manchando las manos de sangre", ha relatado. Hubo 30 muertos y los enterraron antes de marcharse. Los supervivientes están ahora acogidos cerca de la catedral, en un campo de desplazados.
Preguntado sobre si hay alguna posibilidad de que el conflicto armado se calme en próximas fechas, monseñor se muestra pesimista. "No lo tengo nada claro", ha declarado el religioso, para después argumentar que "las armas siguen llegando de los países del golfo, los grupos más radicales yihadistas siguen entrando en el centro de África como quieren".
"Es muy difícil que se lleguemos a la paz, a la cohesión social y al entendimiento si una parte está continuamente alimentando el odio y la intransigencia", ha zanjado el obispo de Bangassou.