Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ban Ki-Moon hace un llamamiento a las universidades españolas para que faciliten la matriculación a refugiados

Ban Ki-Moon ha hecho un llamamiento a las universidades españolas, este miércoles 14 de junio en la sede de la Universidad Camilo Jose Cela, para que se sumen al proyecto Integra de la UCJC que tiene como objetivo facilitar el acceso a la universidad a estudiantes refugiados que quieran retomar o iniciar sus estudios en España. "Estas personas necesitan nuestra solidaridad y por ello alabo esta iniciativa, y animo a que se transmita para que se una más gente y podamos caminar todos juntos", ha declarado.
El ex secretario general de la ONU ha visitado a los diez estudiantes, ocho hombres y dos mujeres de entre 19 y 28 años que proceden de zonas de guerra de Siria (Damasco, Alepo y Homs), Irak, Ucrania (Xercoh) y Afganistán y van a comenzar sus estudios universitarios el curso que viene. El proyecto, apoyado también por UNICEF, cubre la formación pre-grado y el grado que quieran realizar, así como la residencia universitaria y manutención si fuera necesario.
En este contexto, Ban ha señalado que "todos somos hermanos y hermanas", y que los refugiados están teniendo dificultades debido "su particular situación" y a los conflictos que se están produciendo en sus lugares de origen. Por ello, ha destacado la importancia de la integración de estos jóvenes en las universidades para que "puedan volver pronto a sus propios países" y se conviertan en "líderes de su sociedad".
Asimismo, ha recalcado la "necesidad" de que los estudiantes tengan "una visión global" sobre el mundo. "Quizás vengáis de países diferentes, pero a parte de ser ciudadanos orgullosos de nuestro país, tenemos que ser también ciudadanos orgullosos de este mundo global", ha declarado tras señalar que es "imprescindible" que los jóvenes tengan "pasión" pero también "compasión". "Es necesaria la solidaridad hacia los demás, sobre todo para aquellos que nos necesiten", ha concluido.
El acto ha contado también con la presencia del director del proyecto Integra, Ignacio Sel; la presidenta de la Institución Sek, Nieves Segovia; la vicerrectora de la UCJC, Sonsoles Escribano; y el presidente de Unicef, Carmelo Angulo. Por otro lado, se ha dado a conocer que Ban, además, va a presidir el Consejo Internacional del Instituto de Estudios Globales de la Universidad Camilo José Cela, un espacio de intercambio de ideas y pensamiento.
LA EDUCACIÓN COMO SALIDA A LA GUERRA
Han Alkozee, uno de los diez beneficiarios del programa, es afgano y llegó a España hace dos años. En declaraciones a Europa Press ha expresado su júbilo por tener la oportunidad de poder volver a estudiar. "La gente dice que los refugiados solo queremos dinero, pero yo quiero educación. La ética es lo mejor que pueden enseñarme aquí", ha declarado.
Asimismo, ha subrayado que "es muy complicado entrar en la universidad si eres refugiado" debido a que no tiene ni la nacionalidad ni la residencia española. "Estuve un año intentando entrar en otras universidades pero todas me decían que no", ha aseverado.
Amroy SibAhi es un joven sirio que llegó a España hace tres años que asegura que "ha aprendido mucho desde entonces". "Voy a estudiar derecho, y quiero hacerlo para devolver la justicia y defender a aquellos que no tienen derechos humanos", ha señalado tras explicar que a su juicio lo más importante "es la educación". "Hay miles de jóvenes como nosotros que no han tenido suerte y también quieren estudiar. Tenemos que pensar en ellos", ha concluido.
Por último, Wafaa Almala, una siria que llegó a España hace cuatro años y va a estudiar enfermería, ha relatado como tuvieron que huir de Damasco debido "al ruido de las bombas" y a que "empezaron a utilizar las armas químicas". En este contexto ha destacado el carácter "cariñoso y acogedor" de las sociedad española, pero "la pasividad del gobierno" ante esta situación. "Estuvimos durante un año y medio en un centro de acogida, luego nos tuvimos que marchar y tras pedir ayudas el gobierno no hizo nada. Falta mucha empatía", ha expresado.