Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BOE subsana 'in extremis' el error que exigía a personas con discapacidad pedir informe médico para casarse

El BOE publica este jueves 28 de junio la reforma de la Ley de Jurisdicción Voluntaria que, a través de una disposición, modifica el artículo 56 del Código Civil para evitar que las personas con discapacidad visual y auditiva, así como otras discapacidades, tengan que pedir un informe médico para casarse. Este precepto no había entrado aún en vigor. De hecho, tenía que hacerlo este viernes 30 de junio.
La iniciativa corrige así los cambios realizados en 2015 por el PP sobre el Código Civil que después de que el colectivo de personas con discapacidad diera la voz de alarma al encontrar en el paquete un artículo "discriminatorio" para el colectivo y se movilizara para cambiar el precepto antes de que se produjeran su efectiva aplicación. Finalmente, el cambio fue refrendado por unanimidad por el Parlamento.
"Si alguno de los contrayentes estuviere afectado por deficiencias mentales, intelectuales o sensoriales, se exigirá por el secretario judicial, notario, Encargado del Registro Civil o funcionario que tramite el acta o expediente, dictamen médico sobre su aptitud para prestar el consentimiento", establecía la reforma operada por el PP.
El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), la Confederación Española de Familias de Personas Sordas (FIAPAS) y la ONCE advirtieron de que el texto trata a las personas con discapacidad, como sordos o ciegos, como "ciudadanos de segunda". Finalmente, publicado en el BOE este jueves establece que el requisito de certificado médico sólo será requerido en casos "excepcionales".
En todo caso, con la entrada en vigor de esta reforma también se aprueba una nueva 'vacatio legis' a la Ley del Registro Civil, que entrará finalmente en vigor el 30 de junio de 2018, es decir, un año después de la última fecha prevista -ya que la aplicación de esta norma ha sido aplazada en diversas ocasiones-. Sí entrará en vigor este viernes 30 de junio el fin de la preferencia del apellido paterno.