Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ayyan Ali, la modelo paquistaní más famosa, encerrada en la cárcel de Rawalpindi

La supermodelo paquistaní Ayyan Ali a su salida de los juzgadosThe Independet

A Ayyan Ali, la supermodelo más famosa de Pakistán, la realidad le ha bajado por la fuerza de las pasarelas de lujo y de las vallas publicitarias en las que anunciaba a Calvin Klein y a los helados Magnum para dejarla a los pies de la cruda realidad en los juzgados de Islamabad, la capital pakistaní.  A la joven reina de las pasarelas se le acusa de intentar evadir divisas por importe de 506.800 dólares cuando las intentaba sacar a escondidas en su equipaje en un vuelo con destino a Dubái.

Según informa The Independent, fue el pasado 14 de marco cuando Ayyan Ali fue interceptada por la policía de aduana en la sala VIP del aeropuerto de Islamabad. Llevaba consigo en su equipage algo más de 500.000 dólares en efectivo, una suma que superaba en exceso el límite legal que se puede sacar del país y que es de 10.000 dólares.

El caso ha suscitado una amplia atención de los medios de comunicación porque intentan convertir a la modelo de 21 años en un personaje de paja al servicio de otros intereses ocultos y relacionados con el tráfico de divisas en una sociedad profundamente afectada por la corrupción y el tráfico de influencias.

Sobre la figura de Ayyan Ali también confluye su extraño paso por la cárcel de Rawalpindi lleno de privilegios y concesiones al margen del resto de reclusas que los medios de comunicación se están encargando de airear como explicación de esa trama al margen del Estado y que tiene en Ali su figura más visible.

Y es que Ali ha recibido un tratamiento especial durante su detención en la prisión central de Rawalpindi fuera de la capital, Islamabad. Su alimentación es especial con menús escogidos personalmente y el trato que recibe por parte de los funcionarios de prisiones incluye el que le hayan eximido de la obligación de usar grilletes y esposas. Algo que choca con la situación de otros  famosos reclusos a los que ni el dinero han evitado las rígidas y duras normas de las prisiones pakitaníes.

En esta red de presuntos apoyos a la modelo suena con fuerza el nombre de Malik Riaz Hussain, propietario inmobiliario que se ha visto obligado a salir al paso a acusaciones de haber compartido su avión privado con la joven modelo para negarlo todo y asegurar que "no tengo nada que ver con ella, mi avión nunca fue utilizado por ella".

Para complicar más estas sospechas, Hussain tiene estrechos vínculos con el expresidente de Pakistán, Asif Ali Zardari.