Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aviso a los colegios de Primaria: llega el peligroso 'juego del abecedario del diablo'

Aviso a los colegios de Primaria: llega el peligroso 'juego del abecedario del diablo'cuatro.com

El Ayuntamiento asturiano de Mieres investiga varios casos de posible maltrato entre niños tras jugar al peligroso 'juego del abecedario'. También llamado 'El abecedario del diablo', este 'juego' tiene unas reglas sádicas: un niño tiene que recitar el abecedario y decir una palabra que empiece con cada letra, mientras otro le rasca en el dorso de las manos con las uñas o con algún otro objeto punzante.

Después de que el juego de 'la ballena azul' alertara a medio mundo, llega un nuevo y peligroso entretenimiento entre alumnos de Primaria. Se trata de 'El abecedario del diablo', un juego que puede provocar heridas dolorosas, de entre tres y cinco centímetros, que tardan días en cicatrizar y pueden generar complicaciones.
La mecánica de dicho juego tiene unas reglas sádicas: un niño tiene que recitar el abecedario y decir una palabra que empiece con cada letra, mientras otro le rasca en el dorso de las manos con las uñas o con algún otro objeto punzante, incluso con tijeras.
El juego se ha dado a conocer después de que una madre de Mieres, en Asturias, haya visto que su hijo, de ocho años, tenía dos heridas en carne viva en el dorso de las manos, según informa 'La Nueva España'. Tras preguntarle a qué se debían, el niño confesó que jugaba en clase al 'abecedario del diablo'. Una amiga de la mujer decidió alertar del caso a través de Facebook y la Asociación Contra el Acoso Escolar (ACAE) de la región dio a conocer su publicación y pide a profesores, padres y madres que estén atentos para detectar las señales. Por el momento la Policía Nacional no ha registrado ninguna denuncia, aunque podrá actuar de oficio en los centros que presenten el problema.