Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aumentan un 63% los delitos de acoso a menores a través de las redes en 2015, según la Fiscalía

La Fiscal General del Estado, Consuelo Madrigal, ha alertado del aumento del número de delitos de acoso a menores de 16 años a través de las Tecnologías de la Comunicación (TIC). Según explica en su Memoria anual para 2015, los procedimientos incoados por este motivo han evolucionado desde los 60 de 2014, hasta los 98 de del pasado año.
Estas cifras suponen un crecimiento del 63 por ciento, aunque el Ministerio Fiscal cree que es prematuro valorar si esta subida se debe a la modificación operada en el tipo penal, uno de cuyos aspectos es la elevación de edad de las posibles víctimas ampliando el ámbito de aplicación del precepto, o a una mayor incidencia de este tipo de conductas.
Del mismo modo, se destaca la proliferación de actos del llamado 'sexting', una práctica que, gracias a la nueva regulación del artículo 197.7 del Código Penal, penaliza a quien difunda imágenes que afecten a la intimidad de una persona sin permiso de ésta, aunque la imagen hubiera sido obtenida con su anuencia.
Aunque esta reforma ha sido valorada positivamente por algunas secciones, existen algunas consideraciones al respecto, como la realizada por el delegado de León, que considera que la reforma no resuelve el problema de la adecuada tipificación de las conductas de 'sexting' que, entre adolescentes, revisten formas muy variadas. Además, desde Pontevedra echa en falta un programa informático que permita el volcado de mensajes de la aplicación 'WhatsApp', así como de archivos, imágenes o videos almacenados en la carpeta Galería de los terminales telefónicos, por ser de vital importancia para la instrucción.
Asímismo, Las Palmas llama la atención sobre el uso cada vez más generalizado, entre los menores, de aplicaciones de móvil como 'Snapchat', que dificultan más la obtención de medios de prueba y el control parental, al tratarse de un programa que posibilita la remisión de archivos que se autodestruyen en tiempos que oscilan entre 1-10 segundos una vez abiertos. En este sentido, alerta de que dicha aplicación sea accesible para mayores de once años.
CRECE LA PORNOGRAFÍA INFANTIL
El informe también revela un crecimiento en los delitos de pornografía infantil. Concretamente, ascendieron el pasado año a 767, lo que supone un incremento de un 32 por ciento respecto a 2014 y un 47 por ciento más que en 2013. Sin embargo, la Fiscalía destaca que el dato "merece una valoración positiva" pues es reflejo "de una mayor eficacia en la actuación frente a este tipo de comportamientos".
Así, explica que en los últimos años se había producido un descenso en el número de incoaciones por las dificultades técnicas de la investigación por el desarrollo de una mayor sofisticación en los medios o formas empleados para la distribución y consumo de material pornográfico. A su juicio, esta mejora se "verá reforzada en el futuro por la tipificación de nuevas conductas" o "la articulación de herramientas de investigación adecuadas fruto, en ambos casos, de las recientes reformas legislativas".
De hecho, señala que es la preocupación generada al respecto de estos casos la que "está dando lugar a continuas modificaciones legislativas con las que reforzar la actuación frente a estas manifestaciones criminales".
El Ministerio Fiscal recuerda en el texto la incidencia que en las conductas relacionadas con la libertad e indemnidad sexual de los menores está teniendo el desarrollo tecnológico y la generalización en el uso de estas herramientas por parte de todos los ciudadanos.
DELITOS CONTRA LA INTIMIDAD
La Fiscalía recoge además los delitos contra la intimidad en las TIC recogidos en 2015 y que ascienden a 873. De éstos, 597 se encuadran en el ámbito de protección de la intimidad personal, mientras que los 276 restantes afectaron a secretos de empresa. Esto supone un porcentaje del 3,36 por ciento del total de expedientes registrados en el año y un incremento de más del 53 por ciento en relación con la anterior anualidad en la que, conjuntamente por ambos conceptos, se obtuvo una cifra de 561 expedientes.
Para la Fiscalía, el dato adquiere "una especial relevancia", no porque sea reflejo de un crecimiento en la actividad delictiva en este ámbito sino porque "revela una mayor tendencia de los ciudadanos a la denuncia de este tipo de acciones". En este apartado, alerta, se encuadran las conductas "cada vez más frecuentes" relacionadas con la sustracción de fotografías, videos o material de carácter personal obtenidas a partir de accesos irregulares a dispositivos electrónicos de cualquier tipo, entre ellos teléfonos móviles.
En este sentido, recuerda que en este apartado también se incluyen algunas de las denuncias por difusión inconsentida de imágenes o grabaciones de carácter íntimo, obtenidas inicialmente con la anuencia de la víctima. La reciente tipificación del mencionado artículo 197.7 --en vigor desde hace seis meses-- ubica en este apartado comportamientos que, hasta ahora se incluían, entre los delitos contra la integridad moral.
La Memoria indica que los Fiscales Delegados llaman la atención sobre estos comportamientos y sobre la "cada vez más frecuente utilización de estas herramientas" y, en particular, "los dispositivos móviles para hostigar, humillar, acosar y ofender a otras personas, vulnerando su libertad, dignidad e intimidad".
"Se trata de acciones dirigidas con frecuenciacontra personas especialmente vulnerables, como los menores de edad y las mujeres víctimas de violencia de género, y que pueden llegar aocasionar muy graves consecuencias dada la potencialidad invasiva deestas tecnologías y la posibilidad que ofrecen de mantener la situaciónlesiva de forma permanente y prolongada en el tiempo", advierte.