Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La nieve dificulta la circulación en carreteras de Asturias, Lugo, Ourense, León y Cantabria

La nieve está dificultando la circulación de vehículos en carreteras de Lugo, Ourense, León, Cantabria y especialmente Asturias. En el Principado, varios puertos de la red de carreteras están cerrados al tráfico de vehículos pesados y en otros es obligado el uso de cadenas, según ha informado la Dirección General de Tráfico (DGT) a través de su página web.
Así, el primer temporal de nieve de este invierno ha obligado a establecer restricciones en los puertos asturianos de Cerredo, Leitariegos, Somiedo, Ventana, Tarna y el Puerto de San Isidro, además del de La Cobertoria y la vertiente leonesa de Pajares.
Mientras, en Cantabria solo se puede circular con cadenas en el tramo de la carretera autonómica CA-643, San Roque de Río Miera-Puerto de Lunada, desde el punto kilométrico 5 al 14,3, correspondientes con el Puerto de Lunada.
Aunque solo este puerto de la red secundaria requiere cadenas, la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha decretado la alerta amarilla (riesgo) por nevadas durante toda la jornada en Cantabria del Ebro, Liébana, el centro regional y el valle de Villaverde.
En todas estas zonas, la alerta por riesgo de nevadas está activada hasta las 00.00 horas del martes y, aunque la cota de nevada puede bajar hasta 700 metros durante la noche, la acumulación de nieve se espera fundamentalmente por encima de los 900.
En Lugo, la DGT recomienda precaución en la circulación por acumulación de nieve en O Cebreiro y el puerto de O Poio y en Ourense se están registrando problemas en la zona de Casio donde está prohibido el tráfico de vehículos pesados.
Por su parte, en el País Vasco se ha activado la fase de seguimiento del Plan de Vialidad Invernal ante la bajada de la cota de nieve a menos de 1.000 metros.