Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asociaciones de familia aplauden la eliminación de Educación para la Ciudadanía

"Se acaba una anomalía histórica absolutamente singular de un estado europeo occidental"

Diferentes asociaciones de familia han aplaudido la eliminación de la asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos (EpC) anunciada por el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, en la Comisión de Educación del Congreso de los Diputados y han mostrado su agradecimiento a los padres y alumnos objetores de esta materia por su "esfuerzo".
En declaraciones a Europa Press, el presidente del Foro de la Familia, Benigno Blanco, ha asegurado que la noticia le ha provocado "una satisfacción" por lo que supone desde el punto de vista de la defensa de las libertades, aunque ha admitido que "ya estaba cantado" que se suprimiría la asignatura porque "era un compromiso expreso" del Partido Popular.
A su juicio, gracias a esta supresión, "se acaba una anomalía histórica absolutamente singular de un estado europeo occidental" pues, según ha indicado, con EpC "el Gobierno intentaba utilizar la escuela para adoctrinar ideológicamente, con una visión de partido, a todos los escolares de este país".
En esta misma línea, el presidente de HazteOir, Ignacio Arsuaga, ha calificado la eliminación de la materia de "avance histórico en la libertad de educación en España" pues, según ha apuntado, EpC "adoctrina a los hijos y les impone una moral de Estado". Por ello, ha afirmado que este es "un gran día para la libertad de conciencia y de educación" en España.
Por su parte, el presidente del Instituto de Política Familiar, Eduardo Hertfelder, ha asegurado que se trata de "un paso importantísimo" porque, de esta forma, según ha recordado, "se respeta" el artículo 27 de la Constitución Española, en el que se dice que se recoge el derecho de los padres "para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones" y "no es el Estado quien se encarga de educar a los hijos".
Así, ha felicitado al ministro de Educación "por hacer caso a los padres de familia que han luchado por la supresión de EpC" y al Gobierno por respetar su programa electoral en el que contemplaba su eliminación. Por ello, ha subrayado que están "de enhorabuena" y que este paso significa "un verdadero triunfo de la libertad".
"Esfuerzo" a las familias
Además, tanto el Foro de la Familia como el Instituto de Política Familiar y HazteOir han reconocido el "esfuerzo" de las más de 55.000 familias objetoras de EpC que, según han señalado, son los que han transmitido a la sociedad y al Gobierno "la necesidad de eliminarla".
De hecho, Benigno Blanco ha asegurado que los padres han sido quienes han creado "el caldo de cultivo" para que la sociedad y el PP se convenciese de esta "necesidad" y se ha mostrado satisfecho ya que, a su juicio, esta decisión es "una expresión de que, cuando la sociedad se defiende para reivindicar sus derechos puede acabar con atentados a la libertad".
"Sin la claridad moral de estas familias, no se habría conseguido. Los españoles hoy somos un poco más libres y estamos en deuda con estas familias ejemplares", ha añadido Ignacio Arsuaga.
Además, ha señalado que la asignatura que sustituirá a Educación para la Ciudadanía, 'Educación Cívica y Constitucional', estará "libre de cuestiones controvertidas y de adoctrinamiento ideológico", y que las asociaciones de familias han confiado en que "respetará el derecho de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones".
Por su parte, el presidente del Foro de la Familia ha calificado de "excelente" el hecho de que la nueva materia vaya a proporcionar a los alumnos el conocimiento de la Constitución Española pues, a su juicio, el conocimiento de la CE, los Derechos Humanos y las instituciones europeas es "una formación básica muy útil para todo ciudadano" siempre que esté "carente de toda connotación ideológica".