Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ashya King, el niño con cáncer, espera solo en el hospital la decisión del juez

Los padres de Ashya King, el niño británico enfermo de cáncer cerebral, están en la prisión de Soto del Real, en Madrid, mientras el juez recaba información del hospital de Málaga, donde el niño permanece ingresado. La soledad de este niño de cinco años en una habitación de hospital, acompañado únicamente por su hermano mayor, de 20 años, abre la polémica. Sus padres lo sacaron de Reino Unido sin permiso médico y lo trajeron a España, explica su abogado, para vender un piso que tienen en la costa del Sol y poder pagar en la República Checa un tratamiento mejor. Un tratamiento que va en contra de la religión de los padres, testigos de Jehová. Sin embargo, su abogado insiste en que su confesión religiosa nada tiene que ver con su dura decisión. En varios vídeos desde que saltó la noticia, la familia ha intentado explicar que el niño ha estado bien en todo momento y que no le ha faltado el tratamiento que recibía en el hospital británico. El protocolo obliga al médico a avisar al juez cuando hay un conflicto médico si la vida del menor corre peligro. La Justicia española debe decidir sobre el futuro de Ashya King.