Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Arzobispado de Barcelona cierra el ejercicio 2015 con un excedente de 6.000 euros

Creará una Oficina de Transparencia que asesorará a fundaciones e instituciones
El Arzobispado de Barcelona contó en 2015 con 16,4 millones de ingresos y ha cerrado el ejercicio con un excedente de 6.006 euros, en un periodo en que la acción social de los centros parroquiales atendió a 234.547 personas con necesidades, ha explicado este martes en rueda de prensa el arzobispo Joan Josep Omella.
Los ingresos fueron de 16.437.984 euros y los gastos de 16.431.978, según el delegado diocesano de Economía, Antoni Matabosch, que ha observado que las cuentas son parecidas al año pasado y que el 39,99% de los gastos se dedicaron a retribuciones de personal --presbíteros y laicos--.
El 28,46% del presupuesto se dedicó a servicios exteriores, tributos, amortizaciones, provisiones y a la hoja dominical, mientras que el 19,04% sirvió para las ayudas a las parroquias, el 8% para ayudas a delegaciones y el 4,5% a gastos financieros y otros.
El 31,88% de los ingresos provienen de la declaración de la renta, mientras que los donativos de particulares suponen el 26,77%, ante lo que Omella ha destacado que Barcelona es muy solidaria.
Las parroquias --que hacen una aportación proporcional a sus ingresos-- aportaron el 15,09% del presupuesto, mientras que los arrendamientos ingresaron el 13,78%, y el resto --12,48%-- proviene de publicaciones, subvenciones, ingresos financieros --que han descendido-- y otros.
COMPARATIVA CON 2014
En comparación con 2014, se han aumentado las subvenciones, que han financiado una parte de los gastos de las obras de la Capella dels Dolors de Santa Maria de Mataró (Barcelona) y una parte de las de Sant Martí de Provençals de Barcelona, un crecimiento "puntual" --con un total de 546.630 euros, frente a los 90.772 de 2014-- que no prevén que se repita en 2016.
También han aumentado los ingresos de los alquileres, que han subido para lograr que fructifique el patrimonio inmobiliario, mientras que, en el capítulo de extraordinarios, los gastos corresponden a las obras de mejora en la parroquia de Maria Reina de Barcelona y por diversas legalizaciones eléctricas de parroquias para adecuarlas a las disposiciones legales.
OFICINA DE TRANSPARENCIA
Matabosch ha añadido que su delegación de Economía trabaja en implantar una Oficina de Transparencia de acuerdo con la Conferencia Episcopal Española, que ha reflexionado sobre cómo aparecer con más claridad ante la sociedad.
Este ente dará continuidad al actual control de la actividad económica, y también buscará recursos, equilibrará presupuestos y ayudará a rendir cuentas sobre la actividad, además de dar asesoramiento jurídico y fiscal a instituciones --como fundaciones y entidades-- que dependen del Arzobispado.
"La Iglesia de Barcelona no es rica", según Matabosch, y ha añadido que tiene patrimonio pero éste no produce y es caro de mantener, mientras que ha puesto en valor la función social de las parroquias que revierte a favor de la sociedad; por ejemplo, con comedores sociales, educación y cultura.