Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Madrid, un museo al aire libre

Pintar, escribir, expresarse libremente en los muros de las ciudades es el objetivo de un arte urbano que gana terreno en Madrid. Basta dar un paseo por los barrios del centro para descubrir auténticos museos al aire libre.
Este arte callejero es legal si se lleva a cabo en espacios autorizados. No sólo en muros trabajan estos artistas. Un vinilo adhesivo basta para dar a una señal una imagen taurina o hacer que nos indiquen la dirección desde las alturas. El Ayuntamiento borra cualquier expresión en lugares no autorizados, pero nada tiene que ver este arte callejero con las pintadas que cubren el mobiliario urbano del corazón de Madrid.
La limpieza de zonas privadas corresponde a los propietarios. Aunque el Ayuntamiento borra con regularidad, a menudo los graffiteros esperan a que terminen con los sprays preparados para seguir dejando huella en cualquier rincón.