Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El monstruo de Cleveland pudo asfixiarse por accidente en un juego erótico

Monstruo de Cleveland, Ariel CastroReuters

Ariel Castro, el hombre que mantuvo secuestradas a tres jóvenes en Cleveland, no se suicidó en prisión. Lo sugiere un informe del correccional de Ohio que revela que el reo pudo asfixiarse por accidente cuando practicaba un juego erótico.

Ariel Castro murió por asfixia, pero esa probablemente no era su intención. De acuerdo con los datos revelados en el informe,dos guardias de prisión falsificaron información sobre la vigilancia continuada a la que debía estar sometido el preso.
El llamado 'monstruo de Cleveland' fue encontrado con los pantalones y los calzoncillos bajados lo que lleva a considerar que el hombre murió mientras se satisfacía eróticamente.
Esta práctica de llegar al clímax de la satisfacción sexual a través de la asfixia pudo llevar a la muerte a Ariel Castro, de forma accidental, según publicó 'The Huffington post'.
Castro no dejó una nota de suicidio y en los múltiples estudios psicológicos que se le realizaron no se encontró tendencia hacia el suicidio , según se lee en el informe.
Una evaluación integral de la salud mental del reo no encontró "ninguna evidencia de enfermedad mental grave o indicaciones de tendencias  suicidas ".
Un video de vigilancia revela que los guardias no hicieron los ocho controles necesarios a Castro  la tarde y la noche de su muerte.  El 3 de septiembre, fecha en que fue encontrado ahorcado, solo fue controlado dos veces.
El informe también habla de la demora de la ambulancia, aunque explica que con seguridad este retraso no significó nada porque Ariel Castro ya estaba muerto.
Ariel Castro de 53 años fue declarado culpable por el secuestro de tres mujeres a las que violó, torturó y mantuvo encerradas en su casa de Cleveland durante años.
El hombre fue condenado a cadena perpetua el pasado mes de agosto, pena que cumplía en una cárcel de Ohio.