Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Archivada la nueva causa contra Carcaño porque "no se puede afirmar" que "mienta"

Miguel Carcaño llega al hospital Servet para someterse al ´Test de la verdad`EFE

El juez de Instrucción número 4 de Sevilla ha archivado provisionalmente la causa abierta contra Miguel Carcaño por un nuevo delito contra la integridad moral derivado del daño causado a la familia de Marta del Castillo con su penúltima versión de los hechos, cuando dijo que fue su hermano, Francisco Javier Delgado, quien la mató tras golpearla con la culata de una pistola y que, posteriormente, la enterraron en la finca 'Majaloba' de La Rinconada

En el auto, el juez Francisco de Asís Molina, que mantiene abierta una pieza separada sobre la búsqueda del cuerpo, pone de manifiesto que "no se aprecia que, con su nueva declaración, haya infligido a los familiares directos de la víctima un trato degradante", a lo que se suma además que "no se puede afirmar que Miguel esté mintiendo".
El letrado de Samuel conocía el "lugar exacto" donde está el cuerpo
El padre de Marta del Castillo ha entregado al juez que mantiene abierta una pieza separada sobre la búsqueda del cuerpo de la joven un documento en el que un abogado asegura que el letrado que defendió a Samuel Benítez, joven que fue absuelto en relación a este caso, le dijo que conocía el "lugar exacto" donde se encuentra el cadáver

Antonio del Castillo ha hecho entrega de este documento al juez de Instrucción número 4 de Sevilla, Francisco de Asís Molina, quien le tomó declaración incluso para conocer cómo había llegado el mismo a sus manos y que, en el transcurso de esa comparecencia, llegó a decir "esto es muy fuerte", según ha asegurado el padre de la víctima.

La misiva, fechada en Madrid el 17 de febrero de 2014, la remite el letrado Iñigo Moreno Lara al decano del Colegio de Abogados de Sevilla, José Joaquín Gallardo, y en la misma dice que, "según él mismo me ha dicho, el letrado de ese Ilustre Colegio de Abogados de Sevilla, Manuel Caballero, conoce el lugar exacto donde se encuentra el cadáver de la joven".

El abogado señala que "por vivir fuera de Sevilla no había seguido de cerca la evolución de los juicios relacionados con ese asesinato. Por ello, hasta el momento --18 de octubre de 2012-- en que el citado abogado no me hizo mención expresa y en voz alta de su conocimiento del lugar del enterramiento, yo no había vinculado a ese letrado de modo alguno con la desaparición de la joven".

En este sentido, relata que "estando actuando el día 18 de octubre de 2012 en un juicio por maltrato ante los juzgados de Sanlúcar la Mayor, él como abogado de la defensa y yo como abogado de la acusación particular, yendo hacia la sala de vistas me vino a decir que 'mientras él supiera dónde estaba Marta, ya podía hacer yo lo que quisiera que lo tenía perdido'".

"Para ser más exactos, hizo alusión a la sudoración de sus glándulas y a que yo lo tenía 'muy crudo'", sostiene el letrado en su carta, agregando que, "posteriormente, por internet, pude establecer la relación directa" del abogado de Samuel "con los juicios por asesinato y desaparición de Marta del Castillo"
Según el abogado, "lo que conoció por su condición de letrado pertenece al secreto profesional, ciertamente, pero el secreto profesional no solo es un derecho, sino una grave obligación del letrado, que debería haberse abstenido de decirme nada a ese respecto el 18 de octubre de 2012, día en que utilizó un conocimiento sometido a secreto profesional --por conocerlo por ser abogado de uno de los acusados-- para jactarse e intentar amedrentarme con ello en mi libre ejercicio profesional".

Para concluir, señala que "ni que decir tiene, decano, que ante el terrible sufrimiento de la familia de la joven Marta, y habiendo oído lo que yo oí de labios del letrado, que este tuviera la complacencia personal de cobrar costas a los padres de Marta, me causó gravísima indignación, una pena inmensa por la familia de Marta y una decidida decisión de que nadie se lucre de la muerte" de la joven.