Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El pederasta de Ciudad Lineal escucha el relato de sus víctimas entre bostezos

La fiscal ha sido contundente en las explicaciones sobre cómo Ortiz consiguió persuadir a las cuatro pequeñas. Violó a las niñas y su brutalidad fue mayor con la de origen chino. El daño emocional en las menores sobrecoge, pero Ortiz lo ha escuchado entre bostezos. “El malo está en la cárcel, pero también dentro de mi cabeza todo el rato”, contaba una de las pequeñas. El pederasta dejó su ADN en el colchón, en la ropa y en el cuerpo de las niñas. Por todas estas pruebas, la fiscal considera que los hechos están suficientemente probados y pide 77 años de prisión.