Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las lluvias en Andalucía obligan a evacuar a centenares de familias

Miles de personas se están viendo afectadas por las lluvias de los últimos días, especialmente en Andalucía, donde ya se han producido varias inundaciones. La situación de emergencia que vive el municipio sevillano de Écija, después de que se hayan inundando parte de su núcleo urbano por el desbordamiento del arroyo del Argamasilla, podría verse agravada por la crecida del río Genil. Ante la amenaza de que las aguas alcancen, además de algunas zonas ajardinadas de las afueras de la localidad, también las calles de ésta, se ha movilizado a la Unidad Militar de Emergencias (UME). En la localidad jienense de Mogón, cien familias han tenido que ser desalojadas de madrugada por el peligro de desbordamiento de un embalse cercano.

Según han confirmado a Europa Press fuentes de la Delegación del Gobierno de la Junta en Sevilla, que en estos momentos ha asumido la dirección del Plan de Emergencias, que se ha elevado al nivel dos ante la "preocupante" subida del río Genil, que supera ya los 6,8 metros, se ha solicitado la ayuda de la UME, que sobre las 00,30 horas de este miércoles ha desplegado una unidad, con base en Morón de la Frontera, en la localidad astigitana.
En declaraciones a Europa Press, el delegado del Gobierno de la Junta en Sevilla, Francisco Javier Fernández, que se ha desplazado hasta la localidad astigitana, donde también se encuentra la subdelegada del Gobierno en Sevilla, Felisa Panadero, ha indicado que el problema está en que el nivel del Genil está incrementándose hasta alcanzar "los límites peligrosos de inundación", más que los desembalses del pantano de Iznájar.
En este sentido, Fernández, que se encuentra al frente del Plan de Emergencias, ha precisado que los arroyos Blanco y Cabra están depositando mucha agua en el Genil, que en algunos puntos a su paso por Écija ya se ha desbordado y está entrando agua en pasos inferiores de la A-4, así como en zonas poco habitadas o de recreo en las afueras de la localidad. Si bien, ha indicado que el dispositivo de emergencias ya ha tenido que actuar en algunas viviendas, así como en la Isla del Vicario, inundada por el Genil.
Según Fernández, el comité creado para el análisis de la situación y que cuenta con la participación de todas las administraciones --Gobierno, Junta, Diputación y Ayuntamiento-- trabaja para coordinar la actuación y hacer posible que los daños a los ciudadanos sean los mínimos.
"Existe un riesgo cierto de que las aguas del Genil inunden las calles del núcleo urbano, sobre todo, si supera los 7,3 metros del muro de defensa", ha afirmado Fernández. En este sentido, Fernández, en declaraciones anteriores, apuntó que el control del Genil es "difícil, porque los afluentes están desembocando en el mismo mucha agua", por lo que este caso el desembalse del Iznájar no es significativo, valorando en este punto el trabajo de control de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.
No obstante, ha asegurado que se han activado todos los recursos disponibles, incluido la UME, para la evacuación de personas afectadas y para una actuación puntual en zonas inundadas. Además, adelanta que después habrá que seguir con el dispositivo unos días más hasta que se retiren las aguas.
Un centenar de familias desalojadas
En la localidad jienense de Mogón, cerca de 100 familias han tenido que ser evacuadas de madrugada por el peligro de desbordamiento de un embalse cercano. Los vecinos han pasado la noche sin dormir preocupados por la crecida del río Guadalquivir y Aguascebas. Las fuertes lluvias de los últimos días, unidas al desembalse de los pantanos, han puesto en alerta por inundaciones a esta pedanía de Villacarrillo donde viven un millar de personas.
El nivel del agua ronda ya los cuatro metros de altura y se espera que suba por lo menos otros dos, por lo que un centenar de viviendas han sido desalojadas y los vecinos han tapiado puertas y ventanas.
El Ayuntamiento ha preparado un albergue y un polideportivo para los evacuados, pero la mayoría de las familias se ha realojado en viviendas de amigos y familiares.