Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detectan la ameba comecerebros en la red de agua potable de EE.UU.

GrifoThe Independent

Alerta sanitaria en la pequeña localidad de San Bernardo, cerca de Nueva Orleans. Las autoridades han localizado la ameba 'comecerebros' en la red de agua potable que abastece a este municipio sureño. Ha sido tras la muerte de un niño de cuatro años mientras jugaba en un jardín.

Como informa The Independent, Ya se han emitido las primeras advertencias junto con una lista de precauciones que todos los residentes han de seguir para poder consumir con seguiridad el agua de la red pública.

El departamento de Salud y Hospitales ha confirmando que "la muerte de un niño por encefalitis que había visitado el condado de San Bernardo está conectado con la rara ameba, que las pruebas confirmaron estuvo presente en la casa."

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU., ha informado de que los síntomas iniciales de la infección incluyen dolor de cabeza, fiebre, náuseas, vómitos y rigidez en la nuca. Algunos de los síntomas posteriores son: confusión, falta de atención, pérdida del equilibrio, convulsiones y alucinaciones. Después del inicio de los síntomas, la enfermedad progresa rápidamente y por lo general causa la muerte en un periodo de uno a 12 días.

Según los médicos, la ameba no puede llegar al cerebro sólo por la ingesta del agua contaminada, además esta se mata simplemente hirviendo o clorando el líquido antes de consumirlo. Se cree que el niño que murió en Luisiana resultó infectado mientras jugaba en un pequeño tobogán casero de plástico en su jardín.

Jimmy Guidry, Oficial de Salud del Estado declaró a la prensa que, "el agua es segura para beber y hay precauciones básicas que las familias pueden tomar -tales como clorar sus piscinas y evitar que el agua les entre en la nariz- para protegerse, aunque la infección por esta ameba es muy rara".

Durante los últimos 12 años, desde 2001, en todo el territorio de EE.UU. 32 personas resultaron infectadas por la Naegleria fowleri y solo en dos casos, registrados en el Norte del país, los infectados lograron sobrevivir.