Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El móvil económico podría estar detrás del crimen de la pequeña Asunta

niña china, muerta, Teo, A Coruñacuatro.com

Rosario Porto y Alfonso Basterra, los padres de Asunta, ambos imputados por la muerte de su hija, han pasado la noche en los calabozos que la Guardia Civil tiene en la Comandancia de La Coruña. Los agentes no descartan que la pareja actuó de forma coordinada y su móvil podría haber tenido carácter ecónomico. Los abuelos maternos de Asunta la nombraron heredera universal tras fallecer ambos en 2012. La herencia incluía inmuebles en Santiago, Vilanova de Arousa y una vivienda más en Montouto (Teo), cerca del lugar donde se encontró el cadáver de la menor, y que fue registrada durante siete horas por los investigadores. Allí se podía ver a Rosario relajada y sonriente durante el registro de los investigadore

Tanto Alfonso como Rosario, los padres adoptivos de Asunta, pasaban toda la jornada de este miércoles en la casa de campo mientras los agentes buscaban nuevas evidencias que confirmasen sus sospechas iniciales. Intentaban localizar muestras que concordasen con las fibras halladas junto al cadáver de su hija adoptiva el pasado domingo.
Según apunta una de las líneas de investigación con la que trabajan los encargados del caso, el móvil podría ser de caracter económico. En esta línea, Asunta pudo ser asesinada por un asunto relacionado con la herencia de sus abuelos maternos. Según esta hipótesis, la niña sería la heredera universal del importante patrimonio del abogado santiagués Francisco Porto Mella y su esposa, la profesora universitaria María del Socorro Ortega Romero.
Ambos abuelos maternos murieron de forma repentina en su domicilio el año pasado. Su esposa también había fallecido en la misma casa siete meses antes.  La herencia, que según estas hipótesis habría ido a parar a la pequeña Asunta, incluía inmuebles en Santiago, Vilanova de Arousa -en esa casa pasaron unos días Asunta y sus padres ya separados en pasado mes de agosto-, y una vivienda más en Montouto (Teo), no muy lejos de la pista de Feros donde apareció el cadáver de la pequeña, y que fue registrada este miércoles por los investigadores durante todo el día.
Día de registro en el lugar del crimen
Pasadas las 19.30 horas, la Policía Científica abandonó en una furgoneta la casa de Montouto en la que los investigadores permanecían desde las 12.00 horas recabando pruebas sobre el caso.
Asimismo, también abandonó la casa, en un Citroën negro con sirena policial, la madre de la niña. El padre se había marchado de la vivienda una media hora antes, también en un coche policial de paisano y escoltado por la Guardia Civil. Entre ambos progenitores ha abandonado la casa la secretaria judicial, que estuvo presente en los registros durante toda la jornada.
Alfonso B.C. fue imputado por homicidio en la mañana de este miércoles y poco antes de concluir el registro fue detenido por la Guardia Civil por los mismos cargos que la madre de la niña. Ha sido conducido también a A Coruña.
El TSXG tiene previsto que los registros relacionados con el caso continúen este jueves y no está previsto que, por el momento, los detenidos pasen a disposición judicial.