Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alerta por desbordamiento de ríos, fuertes vientos y aludes

Desbordamiento del río Urumea en MartuteneEFE

La Dirección General de Protección Civil y Emergencias ha avisado por riesgo de desbordamiento de ríos en las cuencas del Ebro, Cantábrico oriental y las cuencas internas del País Vasco y por fuertes vientos de hasta 120 kilómetros por hora en el nordeste peninsular, así como por riesgo de aludes en el Pirineo.

Así, insta a los ciudadanos a mantenerse informados en todo momento sobre la evolución de los cambios meteoológicos y de la situación, así como atender las normas de prevención de las comunidades autónomas y seguir las recomendaciones de las autoridades.
De acuerdo con las predicciones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), Protección Civil avisa de que las precipitaciones y la subida relativa de las temperaturas, mantienen la alerta por procesos de deshielos en los sistemas montañosos del norte peninsular, que serán más acentuados en el Pirineo occidental, este de la cordillera Cantábrica y norte del Sistema Ibérico.
Por ello, advierte de que esto ocasionará un aumento significativo en el caudal de los ríos, con riesgo de desbordamientos, especialmente, en las cuencas del Ebro, cantábrico oriental y las cuencas internas del País Vasco.
En cuanto a los vientos, se prevén vientos fuertes en zonas del nordeste peninsular y el archipiélago canario, con rachas que este jueves podrán alcanzar 90 kilómetros por hora en zonas de Tarragona y Castellón.
El viernes se esperan vientos que podrán alcanzar 120 kilómetros por hora en zonas de Cataluña, Aragón y Comunidad Valenciana. Con menor intensidad, se verá afectado el archipiélago Balear.
Sobre los aludes, destaca que ante la "extraordinaria acumulación de nieve y la progresiva inestabilidad de los taludes", se mantiene la previsión de aludes en el Pirineo. Así, pide extremar las precauciones, especialmente, a la hora de practicar deportes de montaña.
RECOMENDACIONES
Ante esta situación, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias recomienda no conducir por áreas inundadas ante la crecida de los ríos y el riesgo de inundaciones. Así, aconseja abandonar el automóvil, buscar un terreno más alto cuando quede rodeado por una corriente de agua y circular, preferentemente por carreteras principales y autopistas, alejarse de vías y torrentes y no atravesar a pie vados inundados o corrientes de agua.
Además, señala que si tiene que evacuar el domicilio, se trasladen los artículos esenciales a los pisos más altos, cerrar la toma principal de electricidad y gas y seguir las instrucciones de las autoridades.
Para hacer frente a los fuertes vietnos en tierra, Protección Civil destaca la conveniencia de asegurar puertas, ventas y todos aquellos objetos que puedan caer a la vía pública y alejarse de cornisas, árboles, muros o edificaciones en construcción o grúas que puedan desprenderse. También, conviene abstenerse de subir a los andamios sin las adecuadas medidas de protección.
En caso de ir conduciendo, aconseja extremar las precauciones, especialmente en la salida de túneles, adelantamientos y cruce con vehículos pesados en carreteras de doble sentido y prestar atención ante la posible presencia de obstáculos en la carretera.
Por otro lado, para hacer frente al riesgo de aludes, Protección Civil señala la importancia de atender a los boletines diarios sobre el riesgo de avalancha que emiten las estacioens de esquí, respetar las indicaciones y no salir de las áreas controladas.
A este respecto, recueda que favorecen las avalanchas, grandes nevadas o bruscos aumentos de temperatura y que si nota que se hacen grietas largas según avanza con las tabla, el riesgo es muy alto.
De este modo, subraya que el modo más adecudado de descender en este caso es realizar la primera parte de la bajada con giros amplios y después ir dirigiéndose progresivamente hacia un lateral, porque si se desprenden las placas, el riesgo de que le alcancen será menor.
Asimismo, recuerda que es conveniente evitar descender por cañones o depresiones e intentar descender por la cima o la ruta más elevada; que las zonas de pinos tienen menos riesgo de aludes y la importancia de evitar cortar placas con diagonales muy largas así como evitar descender por debajo de la diagonal que ha creado.