Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Agenda 2018 del Jardín Botánico recrea la botánica, personajes y paisajes filipinos de los siglos XVIII y XIX

La Agenda 2018 del Real Jardín Botánico (RJB) estará compuesta por una selección de los dibujos del naturalista español Juan de Cuéllar, pertenecientes a su etapa al frente de la Real Compañía de Filipinas, en Manila (siglo XVIII), junto a otra de los dibujos del álbum 'Vistas de las Yslas Filipinas y Trages de sus abitantes' (1847), de José Honorato Lozano, según ha informado la entidad.
En concreto, son dos láminas a todo color por mes, más los dibujos de la portada y la contraportada y los que preceden al directorio telefónico y a las notas. En total, suman treinta y una láminas que recrean el mundo vegetal, la etnografía y el folclore de Filipinas durante los años en los que Cuéllar y Honorato vivieron en el país asiático.
La Agenda está editada en un formato de dietario de 17 x 21 centímetros, en espiral y con cierre de goma elástica, con un apartado para notas y un directorio alfabético. Se han editado 1.000 ejemplares con un precio de venta al público de 15 euros. Junto a la agenda, también se han editado calendarios, que tiene un coste individual de 12 euros, y una bolsa en tela de algodón, cuyo precio individual es de 5 euros.
PRIMER BOTÁNICO EN ENVIAR A EUROPA ESPECIES DE PLANTAS VIVAS
Cuéllar fue un farmacéutico y botánico que desde 1786 a 1789 dirigió la Real Compañía de Filipinas en Manila creada por Carlos III. Fue el primer botánico que consiguió que llegasen vivos a Europa el canelo, el árbol del pan y el mangostán. Además, organizó un estudio de pintura y un laboratorio para el examen y dibujo de las especies que se remitirían a la Corte, según ha informado el RJB.
También contrató a dos escribanos, Andrés Fernández y Apolinar Montes, para que elaboraran los manuscritos y anotaran las descripciones de las especies, y a algunos marineros españoles para que le ayudaran con las tareas de herborización y recolección de ejemplares, como ha informado la entidad.
Por su parte, Honorato, pintor y cronista filipino, retrató el paisaje de Filipinas en unas "sorprendentes y coloridas" acuarelas encargadas por Gervasio Gironella. Además, fue pintor activo en la década de 1840 y abasteció con sus dibujos la demanda de la alta soceidad de Manila.