Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Adicta a las inyecciones de silicona revela los secretos del mercado negro de la cosmética

Una mujer adicta a las inyecciones de silicona escribe un libro en el que revela los entresijos del mercado negro de la cosmética.cuatro.com

Ha gastado 15.000 euros en tratamientos para agrandarse las nalgas

Vanity Wonder de 30 años es una adicta a las inyecciones de silicona. Esta mujer de Detroit, EEUU, que ha gastado 15.000 dólares en aumentarse de forma exagerada el trasero, ha revelado el mercado negro de los tratamientos estéticos en un libro.
La bailarina ha escrito su experiencia y de cómo se ha convertido en una obsesión esta práctica que siguen muchas mujeres.
Vanity Wonder se inyectó por primera vez silicona en el trasero en 2006 y cree que ni siquiera era silicona, sino aceite de soja.Entonces, el negocio de las clínicas estéticas ilegales era muy secreto.
"Entonces todo era silencio, silencio, silencio. Había que buscar para encontrar estas cosas ". Ahora, cualquier persona se inyecta con lo que compra en el supermercado de la esquina o en la gasolinera".
La mujer, madre de dos niñas, ha contado en el libro 'Shot Girl', que se convirtió en ayudante de una de esas clínicas ilegales donde hacen este tipo de tratamientos, según publicó el ' Daily Mail'.
Allí vio toda clase de pacientes, desde una joven de 17 años llevada por una madre orgullosa hasta señoras de gafas bifocales y con dentaduras postizas.
Entre sus clientes habían agentes de policía, enfermeras y cantantes, muchos eran "personas que sabían que lo que hacían estaba mal".
“Mucha gente cuenta tantas mentiras sobre las mujeres que se ponen inyecciones de silicona ", explicó Wonder. "Es como algo secreto. Me decidí a contarle a la gente, en lugar de dejarlos adivinar. "
La mujer no ha escrito un libro crítico, sino explicativo, para que no se generalice sobre estas chicas que deciden modificar su cuerpo y las razones que las impulsan arriesgando incluso su salud, o contraer graves infecciones.
"No es, como muchas personas creen, porque están tratando de complacer a un hombre, o porque se deprimen profundamente. No hay ninguna razón común . Algunas mujeres se inyectan, porque lo hacen todas las demás. Hay un montón de razones".
Vanity Wonder asegura que se siente satisfecha con su cuerpo, aunque ya dejó esta adicción.
"No es que me sienta feliz, pero me miro en el espejo y me encanta esto que soy",dice. "No he ido a prisión, tengo mis brazos y piernas. No he muerto a causa de esta estupidez que he hecho".