Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Activistas disfrazados de líderes mundiales 'toman el te' frente a Exteriores ante la pasividad con los refugiados

Activistas de 17 organizaciones españolas e internacionales se han disfrazado de Obama, Rajoy, Juncker, Putin y Xi Jinping para "tomar el té" frente al Ministerio de Exteriores y representar la "pasividad" de la comunidad internacional ante la crisis de refugiados que afecta a más de 65 millones de personas en todo el mundo, según datos de ACNUR.
Los "presidentes" han realizado una actuación sentados en una mesa frente a la sede ministerial, con un mapamundi por mantel y un reloj de gran tamaño para evocar el paso del tiempo. Tras ellos, un cartel con un solo dato: más de 17 personas mueren cada día en todo el mundo tratando de buscar una vida digna".
EEUU, España, la CE, Rusia y China son algunos de los países que participarán los próximos días 19 y 20 de septiembre en la Asamblea General de la ONU y en la 'Cumbre Obama' en Nueva York y en las que se abordará la cuestión de los refugiados.
Al hilo de esta organización, las ONG han querido representar el "fallo" de la comunidad internacional para dar respuesta a las necesidades de las personas refugiadas, desplazadas y migrantes y garantizar el cumplimiento de la legislación internacional y sus compromisos con los Derechos Humanos.
"En la Asamblea General de la ONU las decisiones ya están tomadas. El sistema de responsabilidad colectiva ha fallado y hemos dejado a los refugiados ahí. Eso no quita que el sistema de responsabilidad de cada Estado siga ahí. España tiene una responsabilidad, en base a los tratados que ha firmado, de acoger a las personas refugiadas. Aunque en la ONU no salga lo que nosotros queríamos eso no quita para que los Estados se comprometan y comiencen a reasentar refugiados de manera seria", ha reivindicado la directora de programas de Amnistía Internacional, Beatriz Perales.
"EL TIEMPO SE ACABA"
Por ello, dos activistas han leído un manifiesto titulado 'Líderes del mundo, su tiempo se acaba' en el que ponen de relieve algunas de las cifras de la situación mundial de las personas que han tenido que huir de sus países a causa de la guerra o la persecución, entre otras causas.
"Por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, el número de personas desplazadas de sus hogares como consecuencia de los conflictos, la persecución y las violaciones de derechos humanos en sus países de origen ha superado los 65 millones de personas, según datos de ACNUR --reza el manifiesto--. Más de 5.000 personas murieron ahogadas durante el año 2015 en todo el mundo. Estas muertes se podrían haber evitado si la comunidad internacional y sus Estados hubieran adoptado las medidas necesarias para garantizar rutas legales y seguras".
Las organizaciones, entre las que figuran Amnistía Internacional, CEAR, la Coordinadora de ONG para el Desarrollo, Entreculturas, Fundación Abogacía Española, Ayuda en Acción, Red Acoge, Save The Children y el Servicio Jesuita a Migrantes, entre otras, han hecho hincapié en que existen medidas que "se pueden poner en práctica en un tiempo razonable" según ha explicado la abogada de Red Acoge y encargada de leer el manifiesto, Ines Díez.
En este sentido, la directora de Campañas de Aministía Internacional, Beatriz Perales, ha hecho hincapié, en declaraciones a Europa Press, en que, aún cuando la comunidad internacional "ha fallado" y "ya ha tomado sus decisiones", España puede asumir su responsabilidad como Estado e instar a otros Estados a hacerlo.
Por ello, el manifiesto contiene cinco grandes medidas para garantizar la protección del Derecho de Asilo y la seguridad y necesidades básicas de quienes huyen de sus países.
CINCO MEDIDAS PARA GARANTIZAR LOS DERECHOS DE LOS REFUGIADOS
En primer lugar, reivindican que la comunidad internacional y los Estados "garanticen la plena protección" de refugiados, migrantes y desplazados frente a abusos y violencia y que dicha protección implique la cobertura de necesidades básicas como educación, sanidad y vivienda.
Este compromiso significa también articular medidas alternativas de detención, garantizar la adecuada identificación de los desplazados y el principio de no devolución, no detener nunca a niños ni a menores no acompañados, que se atienda a su "interés superior" a la hora de tomar medidas sobre ellos, y que se proteja de forma específica a personas en situaciones de mayor vulnerabilidad, como mujeres solas o con personas a su cargo.
Asimismo, piden garantizar "inmediatamente" la creación de vías legales y seguras para refugiados y migrantes con el fin de evitar que se vean obligados a adoptar rutas peligrosas como travesías marítimas en pateras. "Se debe dar prioridad a salvar vidas sobre la aplicación de políticas migratorias, los Estados deben invertir en operaciones de búsqueda y salvamento y acudir de inmediato a su rescate", reclaman.
En tercer lugar, exigen un "reparto equitativo de la responsabilidad" de acogida de refugiados, teniendo en cuenta que "actualmente, el 86% de las personas refugiadas se encuentra acogida en países en vías de desarrollo tales como Líbano, Turquía, Pakistán, Jordania o Kenia".
"La mayoría de estas personas no están en nuestros países. Otros países están acogiendo con muchísimos menos medios a muchísimas más personas refugiadas y, sin embargo, es en nuestros países donde crece la xenofobia y el discurso del miedo. Pedimos que se actúe de manera equitativa", ha subrayado la miembro de la junta de la Coordinadora de ONGD, Irene Ortega, en declaraciones a Europa Press.
REVOCAR ACUERDOS CON PAÍSES INSEGUROS
Además, instan a España a que proponga la revocación de acuerdos con "terceros países no seguros" para delegar la acogida a refugiados y que, en adelante, los Estados se abstengan de firmar acuerdos de este tipo. También piden que los acuerdos con otros países "contengan cláusulas que garanticen el pleno respeto y cumplimiento de los derechos humanos" y mecanismos de implementación y rendición de cuentas.
Por último, inciden en la necesidad de garantizar "financiación plena y apoyo económico suficiente" para dar la protección necesaria a las personas refugiadas en sus países de acogida y poner en marcha "políticas de integración bidireccionales" para facilitar su inclusión en dichos países y evitar el "creciente ascenso del racismo y la xenofobia contra estas personas".
"Pedimos que las instituciones se impliquen activamente en combatir eso, en trabajar para que la actitud social sea más de comprensión, de empatía, de acogida, porque en realidad eso está en la base de muchas personas, pero hay un discurso fuerte del miedo", ha manifestado Ortega.