Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expulsan a un alumno de un colegio de Reino Unido por pedir más deberes

Expulsan a un alumno de un colegio de Reino Unido por pedir más deberesInformativos Telecinco

Un joven estudiante inglés ha sido expulsado del colegio tras organizar una huelga general para protestar por la falta de deberes y la mala calidad de la enseñanza en el centro. Los responsables de la escuela se han comprometido a mejorar el nivel de enseñanza impartida.

Aaron Parfitt, de 14 años y estudiante del colegio de Bispham High School, en la localidad inglesa de Blackpool, ha sido expulsado del centro de estudios al protestar por la mala calidad de la enseñanza dada en el centro.
El estudiante contactó en primer lugar con el consejo escolar del centro para plantear sus preocupaciones a los responsables del colegio después de haber suspendido la asignatura de matemáticas. El alumno exigía más carga de deberes para completar sus conocimientos.
Según publica 'The Telegraph', ante la falta de respuesta, decidió convocar una huelga general que contó con el apoyo de sus compañeros de clase. Fue entonces cuando los responsables del centro decretaron la expulsión del alumno del centro.
El propio Aaron relata que "salimos al patio, a continuación la gente comenzó a seguirme. Había como 100 personas conmigo y todo el mundo me enviaba mensajes diciendo que bien hecho".
La madre de Aaron, Janet Monkman afirmó: "Estoy absolutamente furiosa porque está haciendo lo mejor para conseguir una buena educación".
El centro de Blackpool ya había sido foco de atención en 2013, cuando un inspector de las autoridades educativas elaboró un informe en el que informaba de un reducido nivel de la calidad de las clases impartidas.
A pesar del descontento de los responsables del centro se han comprometido a mejorar el nivel de enseñanza.
"La escuela tiene una política proactiva para hacer frente a las quejas de los padres y los alumnos. También queremos asegurar que los alumnos y los padres tengan voz y sean escuchadas", manifestó Ivan Taylor, miembro del gabinete del Consejo Escolar.