Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La riqueza de los jóvenes cae un 93%

Pareja jovenGtres

La crisis ha hecho estragos en las rentas y la riqueza de los más jóvenes, mientras que las personas jubiladas han capeado mucho mejor los peores años económicos. Los datos de la Encuesta Financiera de las Familias (EFF) que realiza el Banco de España reflejan claramente la brecha que se ha abierto en los hogares españoles.

Los hogares donde el cabeza de familia tiene menos de 35 años se han llevado la peor parte de la crisis. La riqueza neta de estas familias (que se calcula sumando el valor de sus propiedades, ahorros y acciones y descontando las deudas), ha caído en picado en el periodo 2011- 2014: un 93%. La mediana de estos hogares ha pasado de 69.700 euros en 2011 a solo 4.900 euros en 2014. Este dato se explica en parte porque cada vez hay menos jóvenes con una vivienda en propiedad y porque ha aumentado el peso de la deuda respecto a su riqueza. En el lado contrario, para los mayores de 65 años la riqueza neta solo ha caído un 5% y en el caso de las rentas más altas, ha subido en 4,3%.
Riqueza1
También sin tener en cuenta la edad, los que menos tienen han sido también los que más han perdido. Los hogares más pobres han visto cómo su riqueza se ha reducido prácticamente a cero. En el decil 25, es decir el 25% de los hogares con menor nivel de riqueza, la mediana se ha reducido de 6.800 euros en 2011 a solo 500 euros en 2014. Y la riqueza media es negativa: 1.300 euros. Esto significa que sus deudas son superiores a sus activos.
Si se analiza la evolución de la renta, incluye ingresos salariales, de los autónomos, dividendos, pensiones, intereses, etc.,  las diferencias entre jóvenes y mayores también aparecen aunque de manera menos acusada.
En general, en el periodo 2011- 2014, la renta mediana se redujo un 9,7%, con caídas generalizadas en casi todos los grupos. Sin embargo, en el caso de los jóvenes ese retroceso fue del 22,5% mientras que en los mayores de 64 años la evolución fue postiva: la renta mediana subió un 11% en el periodo. En este aumento refleja en parte que cada vez hay más jubilados y las nuevas incorporaciones tienen pensiones más elevadas.
Respecto a la desigualdad las conclusiones son claras:
1. Se reduce la desigualdad desde el punto de vista de la renta. De hecho las caídas son mayores a medida que aumenta el nivel de renta.
2. Aumenta la desigualdad si se analiza la riqueza. El 1% más rico acumula el 20% de toda la riqueza del país (en 2011 ese porcentaje era del 16,8%). (Los ricos tienen una mayor parte de su dinero invertido en acciones y la bolsa en el periodo 2011-2014 se revalorizó un 20%).
Otra diferencia a destacar respecto a la última Encuesta Financiera de las Familias es que los hogares en los que el cabeza de familia trabaja por cuenta ajena son los que tienen rentas medias más altas. En 2011 las rentas medias más altas correspondían a hogares donde el cabeza de familia era empleado por cuentra propia.
riqueza2