Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las residencias libres de sujeciones son más seguras para los mayores porque mejoran su situación médica y psicológica

Las residencias libres de sujeciones para personas mayores son más seguras ya que mejoran su situación médica y psicológica, y no incrementa el riesgo de lesiones por caídas, según resultados del estudio 'Reducción de Sujeciones Físicas en Residencias', realizado por la Fundación Maria Wolff y Sanitas.
El informe, publicado por la revista de la Asociación Norteamericana de Directores Médicos (JAMDA, por sus siglas en inglés), ha analizado el índice de caídas en dos fases diferenciadas de la implantación del programa libre de sujeciones, inicial y avanzada. La investigación ha contado con la participación de 7.657 mayores de 41 residencias de Sanitas Mayores.
"Existe un ligero incremento de las caídas tras eliminar las sujeciones, pero las caídas con fracturas han disminuido y los beneficios son múltiples. Por ejemplo, menos osteoporosis o mejor mantenimiento de la masa muscular, y los residentes manifiestan menos dolores, están más contentos y tranquilos", ha afirmado el jefe de Gestión Asistencial de Sanitas Mayores, David Curto.
MENOS PSICO-FÁRMACOS Y MENOS EFECTOS SECUNDARIOS
Otro de los beneficios del programa de cuidados libre de sujeciones "es que las personas que viven en las residencias toman menos fármacos psicotrópicos y, en caso de tomar alguno, tienen menos efectos secundarios", ha manifestado el neurólogo y director del estudio en Fundación Maria Wolff, Javier Olazarán.
Los programas, diseñados por Maria Wolff e implantados en las residencias de Sanitas conllevan la formación de todo el personal sanitario aportándoles conocimientos sobre demencias, disfagias, evitación y manejo de conductas desafiantes, prescripción de calidad de psicofármacos, programas de prevención de caídas y formación jurídica, entre otros muchos.
El director de la fundación, Ruben Muñiz, ha resaltado que la "clave de estos logros está en un programa de formación coherente y continuada a los trabajadores, médicos y familiares", y ha felicitado a Sanitas "por ser la primera gran red de centros que ha demostrado que las sujeciones son cosa del pasado", ya que solo aplica sujeciones al 0,9 por ciento de las personas que atiende.
Actualmente, la Asociación de Empresas de Servicios para la Dependencia (AESTE) estima que en España se somete a sujeciones a un 12,8 por ciento de los ancianos de residencias. El Instituto Nacional de Estadística (INE), por su parte, señala que 58.000 mayores son sujetas como parte de sus cuidados.
Desde la fundación y Sanitas han advertido de que, además de ineficaz, el uso continuado de sujeciones es ilegal "porque solo la ley prevé el uso de sujeciones físicas en casos muy excepcionales", ha concluido la jurista especializada, Pilar García.