Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Cómo reducir nuestra huella medioambiental en nuestra rutina beauty?

Cada día la sociedad está más concienciada con el cuidado del medioambiente. El futuro de nuestro planeta está en nuestras manos, por ese motivo, son más las personas que tratan de respetar la naturaleza para reducir el impacto que causamos a diario en nuestro entorno.
Y es que la huella ambiental no solo se reduce a si utilizamos el coche para ir a trabajar, en cada una de nuestras acciones estamos dejando un marca en el medioambiente. Por esta razón, son muchas las empresas que se han involucrado en reducir sus niveles de contaminación para ofrecer un producto de calidad que respete nuestro planeta.
Ahora hace justo 50 años, en plena época de expansión de la química de síntesis los laboratorios Klorane nacieron con la clara vocación de mantener la eficacia cosmética valorando la inmensa riqueza vegetal que nos ofrece nuestro entorno natural. Por eso la salvaguarda del patrimonio natural es el valor que guía la actividad de Klorane, que ha desarrollado una cadena de producción única: la Botanical Expertise Pierre Fabre.
Consiste en un proceso certificado para el desarrollo sostenible y responsable de sus activos vegetales. Este programa se basa en cuatro pilares fundamentales: innovar, preservar, garantizar y respetar. El equilibrio entre texturas placenteras y eficaces y la preservación del mundo en el que vivimos es una exquisita tarea que no siempre tenemos en cuenta. Pero ¿en qué consisten? ¿Qué es lo que hace realmente una firma para satisfacer plenamente a sus consumidores y al mismo tiempo proteger al medio ambiente y a nosotros mismos?
INNOVAR
Una investigación puntera sobre las plantas, combinando las experiencias complementarias de botánicos, agrónomos, biólogos y farmacéuticos apasionados por los beneficios del mundo vegetal. Su último descubrimiento ha sido la sorprendente actividad antienvejecimiento que la fracción acuosa del olivo aporta al cabello.
PRESERVAR
Una preservación sostenible del patrimonio vegetal y de la biodiversidad, fuentes de beneficios - conocidos o todavía por descubrir - para la salud y el bienestar de todos. Klorane, a través de la Klorane Botanical Foundation está ayudando a la conservación de la Gran Muralla Verde que pretende luchar contra la desertización que afecta a Sahel y las consecuencias que esta tendría para la población local.
11 países africanos se reunieron en 2004 (Senegal, Mauritania, Mali, Burkina Faso, Níger, Nigeria, Chad, Sudán, Eritrea, Etiopía y Yibuti) con la idea de crear un cinturón verde formado por distintas especies que cruzará el continente africano, lo que representa más de 7.000km y 15km de ancho y va desde Dakar a Yibuti. Un proyecto con el que la Klorane Botanical Foundation participa fiel a sus principios.
En zonas donde el programa está más avanzado como Senegal, se pusieron en marcha numerosos viveros, donde crecen árboles que posteriormente se trasladan a la Gran Muralla Verde. Además en paralelo también se han creado huertos, gestionados por mujeres que permiten diversificar la alimentación de las familias gracias al aporte de las frutas y verduras. Además, una parte de la producción se vende en los mercados, lo que también supone un incremento en las fuentes de ingresos.
GARANTIZAR
Una eficacia probada de nuestros activos vegetales. Una exigencia de calidad obtenida en este caso de la cultura farmacéutica que se aplica a esos activos vegetales.
RESPETAR
Un proceso respetuoso por parte de todos los agentes involucrados; desde agricultores, productores y proveedores, cuyo saber hacer contribuye al desarrollo de la experiencia que ya tienen. Por eso Klorane es extremadamente respetuosa en el cumplimiento del ciclo vital de cada una de las plantas que utiliza, ya sea en el momento de la recolección o utilizando el método de extracción más suave para conservar la integridad del activo
Las fibras de lino, agua de aciano con unas propiedades calmantes únicas para las pieles delicadas, dátiles del desierto, manteca de mango, cidro de córcega (un arbusto de la familia de las rutáceas), forman parte de los componentes tras años de estudio, que se encuentran en estos productos.
Un arduo proceso de elaboración que trata de proteger la biodiversidad para que tu rutina beauty no deje ningún tipo de huella en el planeta Tierra que disfrutarán tus hijos.
Otro ejemplo del mismo grupo Pierre Fabre, fue la campaña que emprendió este verano Eau thermale Avène con Pur Projet, un programa sociomedioambiental que participa en la regeneración de los corales marinos con el fin de preservar el ecosistema marino. Una acción que vino motivada porque la supervivencia de los arrecifes de coral está amenazada; en los últimos 30 años, el 27% ya se ha perdido para siempre.