Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama asustando y un eslogan racista, así es la publicidad de un túnel de lavado ruso

Publicidad racista en un túnel de lavado rusoAmur.info

La publicidad racista también ha llegado a Rusia. En una ciudad de Siberia han utilizado la cara de Obama para publicitar un túnel de lavado. Al rosto del presidente de Estados Unidos le acompaña el eslogan "Lavamos toda la oscuridad". 

Días después de viralizarse darse a conocer el polémico anuncio que demuestra el racismo que existe en Asia, se ha dado a conocer otra prueba de cómo se utiliza el color de la piel como marketing. Esta vez se ha dado en Blagoveshchensk, una de las ciudades orientales más grandes de Rusia, cuando un negocio ha utilizado hasta el mismísimo Barack Obama como reclamo publicitario.
Se trata de un túnel de lavado recién abierto en sus calles, que en su fachada se encuentra el rostro asustado del Presidente de EEUU, acompañado con el eslogan:"Lavamos toda la oscuridad". No es la única alusión al residente de la Casa Blanca, ya que también aparece en el nombre de la empresa: "Tren de lavado Abama".
Según recoge el medio local Amur.infola caricaturización de Obama en Rusia es una práctica habitual para publicitar negocios, siendo habitual encontrarlas tanto en coches como en algunos productos de confitería. Una estrategia de marketing que se viene dando desde el enfriamiento de las ralaciones entre los dos países.
Publicidad racista en un túnel de lavado ruso
La muy discutible publicidad ha generado gran controversia en las redes sociales, siendo muchos usuarios tanto los que la critican como la ensalzan por su 'valor humorístico'. El incidente ha sido tal, que ha llegado a oídos del Servicio Federal Antimonopolio, que no evaluará si los anuncios son motivo de delito hasta que "alguien se queje de su diseño".