Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de la Federación de Atletismo da la cara tras el escándalo

Ha sido criticado duramente por no hacer ni una declaración pública tras el estallido de la "Operación Galgo", en la que se ha visto envuelta la vicepresidenta y la niña bonita del atletismo español, Marta Domínguez. Pero el presidente de la Real Federación Española de Atletismo (RFEA), José María Odriozola, ha dado la primera rueda de prensa para explicar todos los datos sobre esta operación antidopaje.
José María Odriozola ha comparecido tras varios días en silencio y después de que decidiera la suspensión cautelar de Marta Domínguez como vicepresidenta de la federación, por su implicación en la presunta trama de tráfico de sustancias dopantes.
En su intervención ha afirmado que se considera "una víctima" y que se siente "engañado" por algunos de los implicados en la Operación Galgo. Odriozola ha admitido que había sido "el mayor disgusto en veintitantos años de presidente y en muchos más años de atleta y en otros cometidos".
"Me considero una víctima del tema. Creo que he cumplido mis obligaciones de presidente y no podía imaginar que algunas personas faltaran a mi confianza", ha dicho Odriozola, quien ha recordado que siempre ha luchado contra el dopaje e incluso ha polemizado públicamente con personas implicadas en esta Operación.
Apartó a Marta Domínguez de sus cargos
El presidente de la RFEA ha admitido que para él "el mayor disgusto" ha sido la aparición en el caso de Marta Domínguez, campeona mundial de 3.000 metros obstáculos, mujer más destacada en la historia del atletismo español y suspendida cautelarmente como vicepresidenta de la Federación.
El máximo dirigente del atletismo español desde hace casi 22 años, tras conocer lo ocurrido, remitió una carta a Marta Domínguez en la que, como justificación a su despido provisional, le pone de manifiesto el daño que los hechos destapados en la investigación suponen para la imagen del deporte español.
La suspensión cautelar a Marta Domínguez como vicepresidenta de la Federación Española de Atletismo es la única medida adoptada, hasta el momento, por el organismo presidido por Odriozola.
No obstante, traslada a la atleta palentina su confianza "en que pronto se aclaren esos cargos" y cuanto antes se conozca el verdadero alcance de su implicación en dicha trama.