Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las polémicas en torno a los actos de apoyo a Garzón reabren el debate del franquismo

Rebelión cívica contra el olvidoCuatro/CNN+
Desde el Congreso, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, ha considerado que aún quedan restos del franquismo en España, pero ha rechazado que tengan fuerza para amenazar a las instituciones, que son "muy sólidas".
Sebastián ha reiterado que hay que respetar la libertad de expresión de quienes defienden al juez, igual que hay que respetar el procedimiento judicial abierto, opinión esta última que ha compartido la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, al pedir respeto a la decisión que adopte el Tribunal Supremo sobre Garzón.
Mirar hacia el futuro
Otro miembro del Gabinete de Zapatero, el titular de Fomento, José Blanco, se ha limitado a recomendar que se mire "hacia el futuro" aunque se deba también "reparar la memoria del pasado".
"A mi juicio, eso es lo que ha querido hacer Garzón y por eso me cuesta mucho trabajo entender que los falangistas le sienten en el banquillo", ha apuntado.
Desde el grupo socialista Elena Valenciano ha dicho no saber si existe aún el franquismo en España, pero sí ha criticado el "revival" al que está asistiendo la sociedad al "resucitar viejos fantasmas que son perfectamente prescindibles".
Bajo su punto de vista, hay que ser "sensatos" y dejar que la gente se manifieste libremente, algo que hay que "conjugar con el respeto" a la decisión que adopten los tribunales.
El PP lo niega
Para el diputado popular Cristóbal Montoro no es cierto que haya franquistas en las instituciones, ni en el Parlamento ni en la Justicia. "El franquismo es nuestro pasado, España ha dado un ejemplo de hacer una transición de una dictadura a un régimen democrático y no existe ese vestigio de franquismo en ninguna de las instituciones", ha subrayado.
Y otro diputado popular, Miguel Arias Cañete, ha recordado que en los setenta en las instituciones se juraban los Principios del Movimiento. "Probablemente el señor Jiménez Villarejo juró en su momento y se le ha olvidado; pero llamar al Supremo franquista es un error, y cuestionar el Estado de derecho, enormemente peligroso e irresponsable en alguien que viene de la carrera judicial".
Rosa Díez, diputada de UPyD, ha tachado de "muy grave" no sólo la declaración de Jiménez Villarejo, sino también el hecho de que en el acto de apoyo a Garzón hubiese ayer "miembros del Gobierno, un embajador en funciones, un secretario de Estado".