Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

500 personas participan en la XXXI Marcha contra Garoña para exigir el cierre de la central

La marcha ha partido a las doce del mediodía de la localidad burgalesa de Barcina del Barco y ha concluido a las puertas de la central, donde los manifestantes, procedentes de Burgos, La Rioja y el País Vasco, se han concentrado durante unos minutos bajo el lema 'Garoña, ni un día más'.
Se ha sumado a la marcha una representación de Ezker Batua y de Izquierda Unida de Castilla-La Mancha encabezada por el portavoz de la formación en el Congreso de los Diputados, Gaspar Llamazares, quien ha exigido que el cierre de la central sea el próximo año, que es "cuando termina la vida útil" de la planta y no en el año 2013, tal como decidió el Gobierno de Rodríguez Zapatero.
A su juicio, la fecha puesta por el ejecutivo central es "una cesión a los intereses de las centrales nucleares" y ha opinado que el cierre de Garoña debería estar unido "a un calendario de cierre de las centrales nucleares".
Por último, ha destacado que las centrales nucleares representan en este momento "tan sólo el 19 por ciento de nuestra energía" mientras que las energías renovables "ya son el cuarenta por ciento", por lo estima que a corto plazo podríamos alcanzar "un cincuenta por ciento de energías renovables" y "prescindir definitivamente de la energía nuclear" algo que no es "una utopía" sino "una realidad".
El pacto de Estado sobre energía encalla en la revisión de la luz y Garoña
Las negociaciones para alcanzar un pacto de Estado sobre energía han encallado y, tras el periodo vacacional, el Gobierno y el Partido Popular han desistido de convocar nuevas reuniones técnicas para alcanzar acuerdos en torno al borrador de trabajo, indicaron fuentes cercanas a las conversaciones.
Las fuentes aseguran que, tras constatar algunas diferencias insalvables, las partes descartan un pacto de Estado sobre las principales cuestiones del sector energético, si bien podrían alcanzar acuerdos puntuales sobre algunas cuestiones concretas.
Durante las conversaciones iniciadas a finales de junio, el Ministerio de Industria y la delegación dirigida por el responsable de Economía del PP, Cristóbal Montoro, coincidieron en la necesidad de contener los costes del sistema para evitar un encarecimiento del precio de la luz, y como parte de este objetivo se propusieron entre otras cuestiones revisar el marco retributivo de las energías renovables.
No obstante, el principal partido de la oposición insistió en su negativa a aplicar subidas en la tarifa de la luz que mermen la competitividad de las empresas y el poder adquisitivo de las familias, así como en mantener su rechazo al cierre de la central nuclear de Santa María de Garoña.
Por su parte, el Ministerio de Industria, pese a su disposición a recortar costes para contener el precio de la electricidad, considera poco realista la posición del PP, a la vista de que el sistema debe asumir todos los costes regulados y, además, el progresivo encarecimiento de la energía conforme se consolida la recuperación económica. Sobre la revocación del cierre del Garoña, el propio ministro Miguel Sebastián insistió en la necesidad de "mirar hacia adelante".
Inicio de las conversaciones
A finales de junio, y a pocos días de la revisión de la tarifa de la luz, Sebastián y Montoro anunciaron por sorpresa un acuerdo para la congelación tarifaria y el inicio de conversaciones sobre el pacto de Estado sobre energía. El primero habló en aquel momento de negociar "sin líneas rojas" y el segundo abogó por "rebajar la ideología".
Poco después, las partes acordaron negociar sobre un documento de base conocido como 'Elementos para un acuerdo sobre la política energética', y en el mes de julio el Gobierno decidió recortar las primas a fuentes renovables como la eólica, la termosolar y fotovoltaica.
Revisión de la luz
Entre la regulación remitida por Industria a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) figura el borrador del decreto que permitirá la revisión de la Tarifa de Ultimo Recurso (TUR) de la luz cuando las circunstancias lo aconsejen.
El objetivo de Industria es implantar revisiones trimestrales, en vez de semestrales como en la actualidad, que ajusten la tarifa a la evolución de los precios de la energía y ofrezcan una señal menos distorsionada.
Pese a que es probable que el modelo no empiece a funcionar hasta el próximo año, el operador del mercado eléctrico, Omel, ya ha comenzado a realizar subastas trimestrales de electricidad entre los comercializadores de la TUR, y ha fijado el próximo 23 de septiembre como fecha para la próxima puja.