Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"No permitiremos que nuestra industria del automóvil simplemente se desvanezca"

ObamaReuters
El presidente estadounidense, Barack Obama, recalca la importancia de sustentar a Chrysler y General Motors como emblema del espíritu estadounidense" y símbolo del futuro éxito del país. Sin embargo, Obama ha criticado con dureza la gestión de estas empresas en el último período, al considerar que no se están reestructurando "con la suficiente rapidez".
De hecho el presidente de EEUU forzó la renuncia ya presentada del presidente de General Motors, Rick Wagoner, por su gestión. Además, Obama ha sido uno de los impulsores de la alianza entre Chrysler y Fiat. Ambas compañías ya han llegado a un acuerdo "sobre el marco de la alianza global, apoyado por el Departamento del Tesoro".
Obama ha anunciado que concederá a las automovilísticas un "periodo limitado" para solucionar sus problemas. GM tendrá ahora 60 días y Chrysler 30 para "reestructurase fundamentalmente", de forma que Washington pueda invertir más dinero público en las dos compañías, que ya han recibido 17.400 millones de dólares desde diciembre. El presidente valora que la supervivencia de Chrysler es "más difícil" que la de GM.
El líder del Ejecutivo estadounidense ha concluido que "no podemos, no debemos y no permitiremos que nuestra industria del automóvil simplemente se desvanezca"