Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los tres periodistas de la SER ya están en España

La directora de 'Hora 25' y 'Hora 25 Global' ha asegurado una y otra vez que los periodistas no deben ser los protagonistas de la noticia. "Si a nosotros tres nos ha pasado lo que nos ha pasado siendo ciudadanos españoles, teniendo el apoyo del Gobierno, no me quiero ni imaginar lo que pueden pasar los saharauis".
Enseguida, las preguntas han girado hacia la situación en las calles de El Aaiún. "La gente tiene temor, tiene pánico a hablar", ha recordado Àngels Barceló, "los saharauis saben que la prensa es el altavoz de sus reivindicaciones, y por eso nuestra obligación es estar allí donde no se nos quiere, donde somos incómodos".
La periodista de la Cadena SER ha explicado que en el vuelo viajaban otros nueve periodistas, a los que Marruecos no ha dejado aterrizar, y ha reiterado que su viaje no debe ser el centro de atención: "Quiero que nosotros dejemos de ser la noticia".
Pero el equipo de la Ser no es el único que está recibiendo presiones y trabas al ejercicio de su profesión en el AAiún. El gobierno de Marruecos ha decidido hoy retirar la acreditación al corresponsal del diario español ABC, Luis de Vega.
Las reacciones de la FAPE no se han hecho esperar. La presidenta de la asociación, Elsa González, ha denunciado la tibieza y pasividad del Gobierno español ante el trato que están recibiendo algunos periodistas en Marruecos. "Exigimos la inmediata restitución de su acreditación y la de cualquier persona que se puede ver afectada por una decisión de este tipo", ha subrayado González.

Marruecos se justifica
El Gobierno marroquí ha justificado su decisión alegando que dieron "información falsa sobre su identidad y profesión" además de acusarles, como a otros periodistas españoles, de querer "perjudicar los intereses" del Reino con sus informaciones.
Según informa la agencia oficial MAP, que cita a las autoridades locales, Angels Barceló, Nicolás Castellano y Angel Cabrera llegaron a Marruecos desde Bir Kandouz, en Mauritania, mintiendo sobre su identidad y profesión.
"Sembrar cizaña"
Una vez en El Aaiún, "realizaron de forma clandestina coberturas y reportajes que deformaban la realidad" en relación con los acontecimientos del lunes que "ni siquiera siguieron sobre el terreno", señala la agencia, subrayando que hicieron estas informaciones "desde casas pertenecientes a pro separatistas hostiles a la integridad territorial de Marruecos con el fin de sembrar cizaña y poner a la opinión pública internacional contra el reino". Tras localizar donde estaban escondidos, prosigue el relato que hace la MAP, "se procedió a su detención".
El papel del Gobierno español
"El Gobierno español no utiliza con Marruecos la contundencia que debería utilizar; no hemos estado desasistidos, hemos estado en contacto con la ministra de Exteriores y con el ministro del Interior, pero sus gestiones 'al más alto nivel' no han servido de nada", ha explicado Barceló. Y después aparecía la palabra 'engaño'. "Las autoridades marroquíes han engañado al Gobierno español porque no han hecho nada de lo que le decían al Gobierno español que iban a hacer".
También en 'La Ventana', Nicolás Castellano, periodista de la Cadena SER especializado en la zona, ha confesado sentirse extraño por ser protagonista. "Me siento como un bicho raro delante de los micros de los compañeros" ha dicho.
Relaciones no tan buenas
Castellano ha reiterado que "más allá de los esfuerzos diplomáticos, lo que ha quedado demostrado es que las 'relaciones idílicas' que nos venden, entre España y Marruecos, no son tan buenas". Y ha realizado una predicción sobre el Ejecutivo:"esta escalada de acontecimientos igual hace reflexionar al Gobierno sobre su posición, su posición sobre el Sáhara, que según Zapatero se iba a resolver en seis meses".