Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paralítico logra caminar después de implantarle un dispositivo en la médula ósea

medula óseaGtres

Investigadores de la Clínica Mayo y científicos de la Universidad de California en Los Ángeles (EEUU) han logrado que un paralítico mueva intencionadamente sus piernas, es decir, que vuelva a caminar. Y lo han logrado combinando un dispositivo instalado en la médula ósea y una terapia física intensa.

El paciente, con 26 años de edad, no podía moverse o sentir nada por debajo del torso. La terapia física duró 22 semanas con 3 sesiones de entrenamiento semanales para reforzar los músculos y prepararse para la estimulación de la médula espinal.
Tras la terapia física, el paciente fue sometido a cirugía para implantar un electrodo en el espacio epidural cerca de la médula espinal por debajo de la zona lesionada. El electrodo está conectado a un dispositivo controlado por ordenador debajo de la piel en el abdomen del paciente. El dispositivo, que ha sido aprobado por la Food and Drug Administration de EEUU para su uso, envía impulsos eléctricos a la médula espinal, permitiendo al paciente moverse, informa Noticias24.com.
El individuo ha conseguido ponerse de pie y hacer movimientos escalonados por primera vez desde hace tres años tras ser diagnosticado con una lesión medular motora completa.
Es la primera vez que un paciente controla intencionalmente funciones anteriormente paralizados en las dos primeras semanas de estimulación. “Estamos muy emocionados, ya que nuestros resultados fueron más allá de nuestras expectativas. Estos son los resultados iniciales, pero nuestro objetivo es que el paciente siga progresando”, comenta Kendall Lee, líder del equipo.
Tres semanas después de la cirugía, el paciente continuó con la terapia física. En solo dos semanas fue capaz de controlar sus músculos estando acostado de lado, pudiendo mover las piernas; hacer movimientos escalonados y caminar usando un soporte para apoyar los brazos.
Aunque advierten de que se necesita seguir investigando, los resultados sugieren que las personas con lesiones de la médula espinal pueden ser candidatos para la terapia de estimulación epidural.