Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El origen de la explosión del oleoducto de México fue un intento de robo

El presidente de México, Felipe Calderón, ha prometido investigar la explosión del oleoducto de Petróleos Mexicanos (Pemex), que ha causado la muerte de 28 personas, durante su visita al municipio de San Martín Texmelucan, ubicado en el estado de Puebla, donde tuvo lugar el accidente.
El mandatario ha recorrido la zona afectada, donde todavía se levantan inmensas columnas de humo fruto de la combustión de los productos que transportaba la tubería, aunque el incendio ya ha sido controlado, por lo que ahora las tareas se centran en la vigilancia de las llamas.
Allí, los habitantes de la localidad le han solicitado que abra una investigación sobre las causas del suceso, que ellos atribuyen a una negligencia por el mal estado del canal y el deficiente mantenimiento del mismo, algo a lo que Calderón ha accedido.
Además, el dirigente ha adelantado que técnicos de la petrolera estatal están evaluando las condiciones de la zona para determinar el regreso a sus casas de las personas que han tenido que ser evacuadas ante el riesgo de que el fuego se extendiera.
Evitar el pillaje
Entretanto, efectivos de seguridad han acordonado la zona para evitar actos de pillaje que, según las primeras hipótesis, serían el origen del accidente. "Aparentemente, había gente que estaría haciendo una toma clandestina", indicó.
Por su parte, la coordinadora de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación, Laura Gurza, actualizó el balance de la tragedia, que hasta el momento se ha saldado con la muerte de 28 personas, 15 adultos y 13 menores de edad, de las cuales 24 ya han sido identificadas.