Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Se organizan barricadas con cadáveres" en Haití

Dos días después del catastrófico y devastador terremoto, que sacudió Haití, la situación se complica más en las calles en busca de ayuda, por lo que el caos sigue reinando en el país.
La comunidad internacional se ha volcado con Haití a la hora de enviar ayuda humanitaria, pero los problemas de las infraestructuras y la consecuente incomunicación en la zona está dificultando la entrada en el país, el más pobre de todo el continente americano.
En señal de protesta, supervivientes al terremoto están organizando barricadas con los cadáveres de fallecidos por el retraso en la llegada de ayuda humanitaria al país.
El fotógrafo de la revista 'TIME', Shaul Schwarz, ha asegurado que había visto al menos dos de estas barricadas formadas por cuerpos humanos y rocas en diferentes carreteras. "Están comenzando a bloquear las carreteras con cadáveres, la situación se está poniendo fea. La gente está harta de que no llegue la ayuda", afirmó.
Primeras cifras de muertos
Entre 45.000 y 50.000 personas podrían haber muerto como consecuencia del terremoto de 7,3 grados en la escala Richter, según una estimación realizada por Cruz Roja, mientras que el número de afectados por el seísmo aumenta a los tres millones de personas.
De este número de fallecidos, unas 7.000 víctimas mortales del terremoto ya han sido enterradas en una fosa común, indicó el presidente haitiano, René Préval.
"Ya hemos enterrado a 7.000 en una fosa común", dijo Préval a los periodistas en el aeropuerto de Puerto Príncipe mientras acompañaba al presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, el primer jefe de Estado extranjero que ha visitado Haití después de la catástrofe. Fernández aseguró que una de las cosas más importantes que necesita Haití es ayuda para enterrar a los muertos.