Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un marzo caluroso ocasionará síntomas intensos en los alérgicos a las cupresáceas

Contaminación en MadridEFE

La subida de las temperaturas en marzo ocasionará síntomas intensos en los alérgicos a las cupresáceas, según ha adelantado el alergólogo del Hospital HM IMI Toledo y presidente del Comité de Aerobiología de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), el doctor Ángel Moral.

"Las cupresáceas han pasado de ser unos pólenes anecdóticos hace unos pocos años a representar una causa destacada de alergia a pólenes", ha explicado el doctor Moral. "Las alergias más comunes en esta época del año son a los cipreses y las arizónicas, seguidas de otras menos comunes como los enebros o las tuyas. Este tipo de árboles pertenecen a la familia de las cupresáceas, que no pierden sus hojas durante el invierno. Se plantan frecuentemente en parques, jardines, colegios o como seto delimitador en viviendas de urbanizaciones", ha explicado el experto.
Según un estudio en el que participó el Doctor Moral, "en las ciudades, a pesar de existir menos cantidad de pólenes que en las zonas rurales, las enfermedades alérgicas son más frecuentes porque las partículas de emisión diesel producidas por vehículos y calefacciones crean un ambiente hostil a las arizónicas y éstas producen pólenes que presentan proteínas diferentes a los pólenes de zonas no contaminadas. Estas nuevas proteínas se denominan de estrés y se producen como un mecanismo de defensa de las plantas ante agresiones, como la contaminación, enfermedades de las plantas o la sequía".
En el estudio se analizó el polen de cipreses recogidos por un lado de una carretera con tráfico en una zona industrial y, por otro, de cipreses plantados en una zona residencial no polucionada, descubriendo cantidades elevadas de un nuevo alérgeno del ciprés, que sólo aparecía en los pólenes de la zona contaminada.
Síntomas y recomendaciones
Los síntomas que más acusan las personas alérgicas son picor en los ojos y, cuando afecta a la nariz, estornudos muy seguidos, mucosidad continua, transparente y líquida. En los casos más agudos, tal como ha explicado el experto, se producen cuando afectan a los bronquios y son principalmente tos, falta de aire, opresión en el pecho o incluso silbido.
La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica ha realizado una serie de recomendaciones para los que padecen alergia en estas épocas. El primer consejo es "acudir al alergólogo antes del invierno y la primavera para evitar la aparición de los síntomas en estas estaciones".
Llevar gafas de sol y/o mascarilla para proteger la conjuntiva ocular y la zona nasal y ventilar la casa tras la caída del sol también resulta beneficioso para los alérgicos. Esto se debe a que en las horas centrales del día la polinización es mayor. También es conveniente llevar las ventanillas del vehículo cerradas si hay que viajar.
Por último, "se debe evitar la estancia prolongada y la actividad física innecesaria en parques, jardines y zonas de arbolado, intentando permanecer el mayor tiempo posible en interiores limpios, sobre todo cuando haya mucho viento", han señalado.