Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La nueva estación de cercanías de Sol es "la joya de la corona de la red"

El presidente del Gobierno en la inauguración de la estación de SolCNN+
El Gobierno central y la Comunidad de Madrid ponen fin a casi seis años de confrontación con la inauguración de la nueva estación de Cercanías en la Puerta del Sol, que ha tenido lugar este sábado, aunque la apertura al público no será hasta el domingo a las 05.15, cuando salga el primer tren de Atocha. El propio presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, ha acudido hasta el kilómetro cero de la capital para cortar la cinta de esta gran infraestructura, que además de permitir a los viajeros llegar hasta este punto desde Atocha sin necesidad de trasbordo, cuenta con la caverna más grande del mundo. Zapatero ha afirmado que esta nueva estación es "la joya de la corona de la red que va a ayudar a traer los Juegos Olímpicos a Madrid".
Gracias al clima de entendimiento generado con el nuevo ministro de Fomento, José Blanco, este encuentro estará alejado de las polémicas que acompañaban a todos los actos en los que Aguirre coincidía con la ex responsable del ramo Magdalena Álvarez. De hecho, las obras de la estación supusieron uno de los puntos más conflictivos.
Un paro que retrasó las obras
A las obras de esta nueva estación de Cercanías en la Puerta del Sol, se le unieron hace más de dos años, los trabajos de ampliación de la línea 3 de Metro que llevó a cabo el Gobierno regional la pasada legislatura. Todo esto hizo que la estación retrasara en dos años su apertura.
No obstante, en cada una de las presentaciones, Fomento recuerda que si las obras se retrasaron fue, en parte, por el hallazgo en mayo de 2006 de los restos que resultaron pertenecer a la cimentación de la antigua Iglesia del Buen Suceso. La Dirección General de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid ordenó paralizar inmediatamente las obras y hasta mediados de enero de 2007 no autorizó la retirada y traslado de los restos.
Ahora ya, con este pasaje olvidado, han levantado un pequeño museo dentro de la estación con los restos de la cimentación, en el vestíbulo de la planta intermedia. Cerca de él se puede ver el reloj de la estación que, en homenaje al histórico de la Puerta del Sol, simboliza sus campanadas de Fin de Año.
Nuevas conexiones
El nuevo vestíbulo, de 7.500 metros cuadrados, complementa el ya existente de Metro (con conexión a las líneas 1, 2 y 3) y conecta con él en tres niveles, por donde discurrirán, según las estimaciones de Renfe, unos 70.000 viajeros al día. La estación está situada en el nuevo túnel, que une Atocha con Chamartín, pasando por Sol, Nuevos Ministerios y, más adelante, Alonso Martínez, y por el que ya circulan las líneas C-3 (Aranjuez) y C-4 de Cercanías (Parla).
Desde Aranjuez se llegará a Sol en 47 minutos, en 27 minutos desde Parla, en 28 minutos desde Alcobendas y en 37 minutos desde Colmenar Viejo. Asimismo, desde Getafe, se llegará al 'Kilómetro Cero' en 20 minutos; desde Tres Cantos, 29 minutos; y desde Aranjuez, unos 48 minutos. Además, un trayecto Laguna-Sol durará quince minutos, o Méndez Alvaro-Sol, unos doce minutos, mientras que desde Villaverde Alto, se tardará quince minutos también.
Esta nueva estación permite conectar además la red de Cercanías con las dos estaciones de alta velocidad, de forma que en tres minutos se estará en Atocha y en siete minutos, a Chamartín. Además, en 2010, cuando lleguen las Cercanías hasta la Terminal 4 de Barajas, se tardarán unos 20 minutos en llegar desde el aeropuerto hasta Sol.