Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La nueva ley del aborto supera su primer trámite

El Congreso de los Diputados ha rechazado, con el voto de 183 diputados de ocho partidos, las enmiendas para devolver al Gobierno el proyecto que reforma la "Ley del Aborto", texto que permite el aborto libre en las 14 primeras semanas de gestación y que comienza ahora su andadura parlamentaria.
Las enmiendas de totalidad presentadas por el PP, por ocho de los diez diputados de CiU (cuatro de Unió y cuatro de Convergencia) y por los representantes de UPyD y UPN, que a su vez recibieron el apoyo de los dos diputados de Coalición Canaria, sumaron 162 apoyos, pero fueron rechazadas con los votos del PSOE, PNV, ERC, BNG, IU, ICV, Na-Bai y un diputado de Convergencia (CDC-CiU). La única persona que se abstuvo fue la diputada Mercé Pigem (CDC-CiU).
La defensa de Aído
Durante el debate en el Pleno del Congreso, la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, ha asegurado que la nueva ley, "garantizando la autonomía y libertad de las mujeres, no descuida la protección de la vida prenatal".
"Es inexplicable, dijo, no acometer una reforma en profundidad de la actual legislación, que obliga a la mujer a la humillación de alegar problemas psíquicos para interrumpir su embarazo y la somete a una inseguridad vejatoria y al temor permanente de que su historial clínico termine en un juzgado".
Aído señaló que, ante el "incremento de embarazos no deseados y el creciente número de abortos en los últimos años", el Gobierno no quiere "mirar hacia otro lado" y desea regular la interrupción de las mujeres para que afronten esta situación "con la máxima seguridad sanitaria y sin que puedan ir a la cárcel por tomar esta decisión".
"Las mujeres no se quedan intencionadamente embarazadas para luego abortar y siempre hay una causa mayor que determina una decisión de esta naturaleza y quienes la toman no merecen ser juzgadas, ni criminalizadas, ni condenadas". "Ya es hora de romper una lanza a favor de la responsabilidad de las mujeres ante la maternidad", aseveró.
Negociable abortar a los 16 años
Sobre el punto de la ley que permite a las chicas de 16 años abortar sin el conocimiento de los padres, la ministra esgrimió que el Gobierno quiere "proteger la salud de las jóvenes y evitar a toda costa la clandestinidad e inseguridad".
No obstante, el Ejecutivo, "consciente del intenso debate generado", tratará de "encontrar un punto de equilibrio entre las diferentes propuestas de los distintos grupos parlamentarios en aras del mayor consenso posible".
Aído hizo un "especial llamamiento al principal partido de la oposición" para que "comparta con el Gobierno el ejercicio de responsabilidad que supone afrontar un problema social de este calado, ya que no lo hicieron cuando gobernaron, años en los que hubo 500.000 abortos".
El PP lo califica de inconstitucional
La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha afirmado que de acuerdo a la doctrina del Tribunal Constitucional, la reforma de la Ley del Aborto que plantea el Gobierno "no sería constitucional" y que por ello "actuaremos en consecuencia".
Por su parte, la portavoz de Igualdad del Partido Popular, Sandra Moneo, acusó al Gobierno de querer "imponer un sistema de aborto libre en contra de la voluntad mayoritaria de la sociedad". En este sentido, citó que se han hecho "múltiples objeciones no siempre tenidas en cuenta" y volvió a recriminar al Ejecutivo que haya sacado adelante el proyecto "en contra de importantes expertos, juristas, académicos y de la sociedad civil".
Presión para los políticos

Durante este tiempo, se ha sostenido una campaña de acoso a los políticos que traspasa lo meramente institucional.
Los grupos antiabortistas, que han acudido al Congreso, han enviado cartas a los domicilios privados de los políticos, se les han entregado fetos y la Iglesia les ha amenzado con negarles la comunión a quienen apoyen la ley.
Bono defiende la ley

El presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, ha señalado que el "aborto no es un bien ni un derecho" pero sí es "una realidad", y la experiencia dice que "su prohibición en cualquier circunstancia, además de acarrear graves e indeseadas consecuencias, sólo ha logrado su práctica clandestina".
Ante esta realidad, explicó en un artículo publicado en 'El País', bajo el título 'Aborto: ni derecho ni obligación', que "el legislador responsable no debe mirar a otro lado". Por eso, defiendió la nueva ley que, a su juicio, reducirá el número de interrupciones de embarazo.
Bono, citando al profesor Peces-Barba, recuerda que "los derechos se basan y buscan bienes, nunca males" y que "el aborto es siempre un mal porque acaba con un germen de vida y se rompe una línea biológica natural".