Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un niño de 11 años pide auxilio en una gasolinera porque su madre conducía bebida

Un niño de 11 años pide auxilio en una gasolinera porque su madre conducía bebidaGoogle Maps

En un alarde de sentido común y responsabilidad, un niño de 11 años de edad pidió auxilio en una gasolinera de la carretera C-35 a la altura de Videres, en Gerona, después de comprobar que su madre conducía bajo los efectos del alcohol el vehículo en el que circulaban también junto a su hermano de 10 años. La mujer, de 46, tenía permiso para visitarles y recogerles del centro de menores en el que residían. El trabajador de la gasolinera alertó a los Mossos D'Esquadra, que la detuvieron después de que se negase a someterse a las pruebas de alcohol y drogas.

El peligro de conducir bebido al volante entraña un riesgo incuestionable que ha de ser combatido en conjunto. Ya sea a través de campañas de tráfico, de concienciación social, o simplemente negándonos nosotros mismos a que un conductor se ponga al mando de su vehículo cuando le hemos visto previamente tomar unas copas, debemos luchar por evitar una situación que desgraciadamente es demasiado frecuente.
Y todo ello parece haberlo entendido e interiorizado a la perfección un niño de 11 años que ha dado una 'lección a la imprudencia' y a todos aquellos que carecen del sentido común y de responsabilidad que él derrocha.
Tal y como recoge el diario Lavanguardia, sin pensárselo dos veces, el pequeño aprovechó una parada en la gasolinera de Galp situada a la altura de Videres, en Gerona, en el punto kilométrico 82 de la carretera C-35, para solicitar ayuda a uno de los trabajadores que se encontraban en el lugar porque su madre se hallaba conduciendo bajo los efectos del alcohol en el vehículo en que circulaban.
Española residente en Sant Julià de Remis, Gerona, la mujer había acudido a recoger a sus hijos de 10 y 11 años a un centro de acogida de menores aprovechando que tenía un permiso para ir a verles.
El mayor de los hermanos, se las ingenió para zafarse de la vigilancia de su madre después de decirle que necesitaba ir al baño, instante que aprovechó para en realidad ir a hablar con el trabajador de la gasolinera, que después de escuchar al menor no dudó en poner todo lo sucedido en conocimiento de los Mossos d'Esquadra, a quienes telefoneó de inmediato.
Así, las autoridades se personaron en el lugar y procedieron a detener a la madre, que, visiblemente nerviosa y entre insultos a sus hijos y a los propios agentes, se negó a someterse a las pruebas de alcohol y drogas que iban a efectuarle.
Tras declarar ante el juez por un delito contra la seguridad del tráfico, fue puesta en libertad, y los niños regresaron al centro de acogida.
Ahora, se espera que se revise el caso y que el régimen de visitas y de permisos de la mujer sea restringido de forma estricta.