Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las negociaciones para liberar a 55 rehenes en Filipinas se suspenden hasta el viernes

La filipina Josefina Bajade, que lleva el peso de las negociaciones, indicó que los secuestradores se han comprometido a respetar la vida de los cautivos, todos ellos adultos.
Los secuestradores, que se encuentran atrincherados en la localidad de Prosperidad, en la provincia de Agusan del Sus, condicionan la puesta en libertad de los rehenes a la detención del cabecilla de un clan rival, al repliegue de los soldados y policías que les rodean, a la retirada de los cargos penales que pesan sobre ellos y a la presencia de periodistas en la negociación.
Dirige a los secuestradores Ondo Pérez, antiguo miembro de un grupo paramilitar gubernamental y mantiene una "vendetta" con otro influyente cabecilla de la región llamado Jun Tubay.
Escudos humanos
Las autoridades acusan al grupo de Perez de haber asesinado a miembros de la familia de Tubay, residentes en Prosperidad, el pasado febrero.
Todo comenzó cuando el grupo de pistoleros que escapaba de los cuerpos de seguridad, con los que había mantenido un tiroteo en el área de la población de Purísima, se refugió en una escuela y salió con numerosos escudos humanos.
Durante la fuga también capturaron a otros vecinos de Prosperidad, aunque cuando comenzaron las negociaciones dejaron libres a todos los niños y una mujer mayor, para quedarse con los actuales 55 adultos.