Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El narcotráfico y la inmigración centran la visita de Obama a México

Barack Obama ha llegado este jueves a México, en la que es su primera visita a un país latinoamericano desde que asumió la presidencia de EEUU el pasado mes de enero.
Obama se reunirá con su homólogo mexicano, Felipe Calderón, en un encuentro que estará dominado por la lucha contra el narcotráfico y la inmigración, entre otros asuntos.
Los dos presidentes mantendrán una reunión en Los Pinos, la residencia presidencial mexicana, que tendrá una hora y media de duración aproximadamente.
Preocupación por la violencia
Desde la toma de posesión de Calderón, en diciembre de 2006, la violencia procedente del narcotráfico se ha cobrado unas 10.000 vidas.
EEUU ha expresado su alarma porque la violencia se está extendiendo a su lado de la frontera, mientras que México se encuentra molesto por el reciente recorte de los fondos a la Iniciativa Mérida para la lucha contra el narcotráfico y pide a su vecino del norte que ataje el consumo y la financiación.
Sin embargo, Washington anunció el miércoles la inclusión de tres bandas mexicanas, el cartel de Sinaloa, los Zetas y la Familia Michoacana, en su lista de organizaciones dedicadas al narcotráfico internacional.

Además, Obama anunció el mes pasado un "plan integral" para la seguridad en la frontera, incluido un envío de más agentes federales y una mayor dotación de fondos.
La inmigración y la economía
Se calcula que cerca de catorce millones de inmigrantes ilegales, de los que buena parte son de origen mexicano, viven en EEUU.
Los dos mandatarios abordarán asimismo la crisis económica y su efecto en las relaciones comerciales.
El encuentro se produce después de que el Congreso de EEUU aboliera un programa para la libre circulación de camiones mexicanos por su territorio, pese a que esa medida forma parte de las obligaciones estadounidenses dentro del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLACAN).
México se blinda
La capital mexicana refuerza su seguridad ante la visita de Obama con miles de policías desplegados para proteger las calles, el hotel y los lugares por donde transitará el mandatario.
Aunque no hay cifras oficiales, las estimaciones de la prensa nacional son de aproximadamente 5.000 agentes, entre policías locales y federales.