Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos 17 muertos en atentados maoístas marcan el inicio de las elecciones indias

Elecciones en IndiaReuters
Las elecciones indias han arrancado en la mitad de los estados del país en medio de fuertes medidas de seguridad, que no han impedido varios ataques de la guerrilla maoísta que se han saldado con la muerte de al menos 17 personas.
Al menos 7 agentes de las fuerzas de control de fronteras han perdido la vida cuando una mina ha estallado al paso de un autobús en el que viajaban en la región norteña de Jharkhand. Los agentes se dirigían a un colegio electoral para garantizar la seguridad.
Por otro lado, en el vecino estado central de Chhattisgarh, cinco funcionarios desplegados para controlar el desarrollo de los comicios han fallecido a causa de la explosión de un artefacto, mientras que un agente de las fuerzas del orden ha perdido la vida en un tiroteo con los maoístas.
Y en el estado septentrional de Bihar, otros dos agentes han muerto cuando un grupo de más de doce insurgentes armados ha atacado el colegio electoral que custodiaban y dos mujeres que hacían cola para votar han resultado heridas. Varios insurgentes atacaron además un colegio electoral e incendiaron máquinas de voto electrónico y un vehículo en la región oriental de Orissa, donde se celebran también los comicios al Parlamento regional.
Contra el Estado indio
Los rebeldes maoístas, conocidos en la India como naxalitas después de que en 1967 protagonizaran una revuelta contra las fuerzas de seguridad en la aldea bengalí de Naxalbari, luchan contra el Estado indio en el centro y el este del país, en cuyos depauperados distritos han ganado influencia en las últimas décadas.
Más de 700 millones de personas están llamados a votar en el proceso electoral que se inicia en India, el mayor de su historia, y que se extenderá a lo largo del próximo mes. Los pronósticos dan como favorito al histórico partido del Congreso.
En varias fases
A esta primera fase de los comicios, que se celebra en 15 estados indios y dos territorios de la Unión, están llamados a votar 143,1 millones de ciudadanos que escogerán a 124 de los 542 diputados que integran la Cámara Baja. Muchas de las zonas en las que la guerrilla permanece activa votan en esta primera fase de las elecciones.
En las regiones más pobladas y las más conflictivas de la India, como son Cachemira o los estados del nordeste, se votará en varias fases, mientras que otros estados tan sólo contarán con una jornada electoral.
El censo indio está formado por un total de 714 millones de personas, el más nutrido de la historia del país, que está llamado a las urnas en cinco fases que concluirán el próximo 13 de mayo.
Los grandes partidos
Las reñidas elecciones indias enfrentan a las dos fuerzas nacionales, el gobernante Partido del Congreso y el hinduista Bharatiya Janata Party (BJP), aunque también concurren potentes partidos regionales.
Rahul Gandhi, el heredero de 38 años de la dinastía más poderosa del país, se ha mostrado como la principal figura del Congreso, sin embargo, el candidato del partido a primer ministro es el actual jefe de Gobierno Mamohan Singh, de 76 años, un respetado estadista que ha estrechado la relación con EEUU al tiempo que ha logrado un crecimiento económico del país del 9 por ciento en los últimos cuatro años.
Frente a él tendrá al líder del BJP, L.K Advani, de 81 años, cuya campaña, según los analistas, ha perdido brillo por su controvertido apoyo a algunos miembros radicales hindúes.