Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diez muertos en dos atentados con bomba al sur de Afganistán

Afganistán sigue siendo un territorio complicado. Diez personas han muerto y ocho han resultado heridas en dos explosiones de bomba registradas en sendos distritos de la provincia meridional afgana de Helmand.
Por un lado, este jueves, cinco personas han muerto y otras cinco han resultado heridas en la explosión de una bomba al paso de un camión de transporte de viajeros al sur de Afganistán, según han informado fuentes militares. Más concretamente, la explosión ha tenido lugar en la provincia de Helmand, en el distrito de Garmsir. Lugar donde ha habido enfrentamientos entre los marines estadounidenses y las milicias talibán.
Por su parte, el Ejército ha asegurado que se trata de un atentado obra de los talibán, a los que han calificado de "enemigos de la nación y la paz". Y el portavoz de Defensa, Zaher Azimy, ya ha confirmado el balance de las víctimas, pero de momento no han podido contactar con el cuerpo de marines estadounidenses destinado a la zona.
Otro atentado
Un nuevo atentado ha tenido lugar esta mañana en el distrito Helmandí de Nad Alí, al norte de Garmsir. La explosión de una bomba de carretera junto a un vehículo policial en la provincia de Helmand, en el sur de Afganistán, ha matado a otros cinco agentes y dejado heridos a otros tres.
Visita de Rasmussen
En esta situación, el nuevo secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, iniciaba este miércoles su primera visita a Afganistán desde que sumió el cargo. Por su parte la OTAN ha comunicado que Rasmussen se ha reunido con el primer presidente afgano, Hamid Karzai, así como con el general Stanley A. McChrystal, al frente de las tropas estadounidenses y de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), bajo mando de la OTAN.
Desde que McChrystal ha tomado el mando de la estrategia militar extranjera en Afganistán, se ha fijado como objetivo minimizar las víctimas civiles en el conflicto. Rasmussen, al desgranar sus prioridades al frente de la Alianza, subrayó el pasado día 3 el compromiso de la OTAN con el futuro de Afganistán y abogó por fortalecer sus instituciones democráticas.